Todo lo que necesitas para ir al teatro

Històries d’Istanbul

Històries d’Istanbul

Mercè Arànega y Jordi Martínez protagonistas de esta obra de la dramaturga turca Yeşim Özsoy, un retrato de la ciudad de Estambul a ritmo de música clásica otomana.

El montaje se basa en la obra de Yesim Özsoy, actriz, directora y dramaturga turca que es fundadora y directora artística del Galata Perform de Estambul. Partiendo de los meddahlik, una forma de arte dramático turco que interpretaba un único actor y tomando como estructura un ritmo de la música clásica otomana, el ritmo aksak, el montaje muestra un mosaico de personajes que nos hablan de ellos mismos, del lugar donde viven y de lo que ello comporta. Ese lugar es Estambul, una ciudad donde se mezclan y se enfrentan maneras diversas de entender la política, la religión, la tradición, el amor, el patriotismo y en definitiva la vida. Hoy más que nunca es una ciudad donde se agrupan millones de anhelos en tránsito, muchos de los cuales, como los de nuestros personajes, son retenidos por razones diversas. Una ciudad decisiva para abrir o cerrar las puertas de Europa tanto para quienes entran como para quienes salen. Estambul se convierte así en un territorio en ebullición dentro de un estado en perpetua agitación. Una agitación y una sensibilidad que queda reflejada y se hace patente a través del testimonio de estos doce personajes. El espacio sonoro corre a cargo del Grupo de Música Nuu, dedicado a dar un aire personal y electrónico a toda la música del espectáculo, tanto la de corte tradicional como la más contemporánea.

Valoración colaboradores


Valoración espectadores

  • 12345

    Mario Zapa García

    Històries d’Istanbul, a contrapeu: tan lejos y tan cerca.

    Tenía claro que no quería perderme esta segunda oportunidad de ver Històries d’Istanbul bajo la dirección de Joan Arqué, que me ofrecía el Lliure dentro de la interesantísima (y necesaria) NOSaltres, Mostra de teatre inclusiu.

    Me interesa muchísimo conocer y reflexionar sobre la mirada de la dramatúrgia más allá de nuestro país y aún más si es sobre una ciudad tan peculiar como Estambul.

    El texto de la dramaturga turca Yesim Ozsoy es un caleidoscopio de historias en apariencia independientes entre sí, sobre doce personajes que representan una amalgama de las diferentes sensibilidades y motivaciones de una sociedad tan variopinta como la que vive entre Oriente y Occidente.

    Padres que se decepcionan con sus hijos, ciudadanos que se rebelan contra la sociedad, matrimonios que se odian, parejas que se enamoran, que se separan, jóvenes que parten en busca de un futuro mejor… Jóvenes, viejos, conservadores, progresistas, laicos, religiosos, todos ellos con sus esperanzas y contradicciones.

    Joan Arqué apuesta con éxito en la dirección y puesta en escena por un espacio cuadrado con pocos elementos, en los que logra montar y desmontar este puzle de trozos de vida de una sociedad que nos puede parecer lejana, como la turca, pero que resulta extrañamente reconocible, con los mismos miedos e intereses, con las mismas penas y alegrías, con las mismas angustias y sinsabores que tenemos cualquiera de nosotros.

    Mercè Aránega, tan eficaz como excelente siempre, Francesc Ferrer, Jordi Figueras, Elena Fortuny, Carles Gilabert i Marta Puig-Aida Oset, forman un elenco que encaja, en un trabajo en el que se enfrentan a la interpretación de más de un personaje y que resuelven de forma asombrosa.

    Un viaje en definitiva, en busca de la identidad de una ciudad, que vive entre dos mundos, a contrapie.

    30/05/2018

  • 12345

    JOSE GABRIEL DEL VIEJO

    Salgo un pelín decepcionado de ver esta obra. Estas historias sobre los ciudadanos de Estambul me ha parecido tópica y que no aportaba nada nuevo.
    La dramaturgia tampoco me ha emocionado demasiado y la puesta en escena me ha resultado caótica y difícil de seguir.
    6 actores interpretando 12 personajes, diálogos recitados unos tras otros casi interrumpiéndose entre ellos. Las tramas todas mezcladas. Y unos actores que me han dado la sensación que no paraban de gritar.
    No se… quizás hoy no era mi día.

    Entre tantos puntos negativos un oasis de esperanza: la fabulosa voz de Elena Fortuny interpretando una canción Turca. Espectacular

    25/05/2018

  • 12345

    JOSEP OLIVA SASÉ

    Al Lliure de Gràcia he estat veient aquesta obra de la dramaturga i directora artística del VeDST Theatre en GalataPerform d’Istanbul, Yeşim Özsoy. Anava amb moltes ganes perquè Istanbul és la ciutat europea bé i asiàtica que més he visitat, més m’he patejat i pocs racons em queden per veure. i he sortit totalment decebut. Unes històries amb un interès mínim, vaja que no m’han aportat res en absolut. La multiculturalitat de l’única ciutat del món aixecada entre dos continents amb la seva riquesa artística, la seva cruïlla de cultures, religions, música i idiomes dóna per a molt i aquí perquè t’assabentes que tracten de Turquia perquè podria ser perfectament el Marroc, Tunísia o Algèria. Per a mi, entre l’abús de tòpics, histrionismes que no vénen al cas i el poc que ajuda la baixa qualitat de les projeccions han fet que a mesura que avançava l’obra tot s’anés desdibuixant i anés en augment la sensació que el que m’estaven dient ja ho havien dit abans. Pel que fa a la interpretació i deixant al marge a Mercè Aránega solvent com sempre, la feina de la resta del repartiment m’ha resultat molt irregular i en algun cas amb l’aprovat justet. Una vetllada per oblidar, arribar a casa i posar un vídeo d’un capvespre a l’Bòsfor per relaxar-me.

    23/05/2018

Artículos relacionados