Todo lo que necesitas para ir al teatro

Yeşim Özsoy: «Es imposible no ser político en Turquía»

11 Juliol 2017
e

El Espai Lliure presenta del 13 al 16 de julio Històries d’Istanbul, a contrapeu, un texto de la autora turca Yeşim Özsoy traducido por Carles Batlle y dirigido por Joan Arqué Solà, con Mercè Arànega y Jordi Martínez entre otros.

Yeşim Özsoy (Estambul, 1972) me recibe en el despacho de su teatro en Estambul, el GalataPerform, inaugurado en 2003 y con capacidad para 40 personas. Gracias a Skype, Yeşim me muestra orgullosa el espacio. «Hacemos un poco de todo: obras, cursos, talleres, un pequeño festival. Al principio, estrenábamos mis obras, pero a partir de 2006 empezamos a trabajar con nuevos autores turcos y creamos un proyecto llamado New Texto, New Theatre». Este proyecto es el culpable de que una obra de Yeşim Özsoy forme parte de la programación del Grec de este año.«New Texto, New Theatre comenzó con la idea de potenciar la escritura de nuevos textos dramáticos turcos, pero en 2009 se convirtió en un proyecto internacional y decidimos invitar autores de fuera de Turquía, traducir sus obras y hacer lecturas y talleres. Somos un poco como la Sala Beckett -me dice citando la sala donde impartirá un taller de dramaturgia coincidiendo con el Festival-, pero más modestos». Carles Batlle, el dramaturgo responsable de la traducción deAksak İstanbul Hikayeleri, participó en uno de estos talleres.

La obra, traducida como Històries d’Istanbul, a contrapeu fue escrita en 2004 y la autora ha colaborado con Batlle a la hora de introducir algunos pequeños cambios para actualizarla. «Por ejemplo, cuando escribirla sólo había habido tres golpes de estado en Turquía, en las décadas de 1960, 70 y 80, pero en julio de 2016 tuvimos otro intento». El título original contiene la palabra akzakque, según me cuenta Yeşim, «quiere decir muchas cosas, significa cojera, pero también significa que algo no fluye. Además, también da nombre a un ritmo de la música clásica turca. El akzak es como una interrupción en el ritmo, un corte, y yo utilicé ello a la obra como concepto, porque Estambul nunca fluye, la vida siempre está siendo interrumpida de alguna manera, la ciudad misma no es muy simétrica, es muy caótica. Pero, al mismo tiempo, también tiene una especie de ritmo, hay una lógica al caos. La obra trata básicamente de eso y retrata dos tipos diferentes de familias, que representan la población turca de hoy en día. Hay la parte que podríamos decir moderna, secular, abierta de miras, y la tradicional, más conservadora. El corte no es limpio ni estamos divididos al 50%, pero es cierto que desde que escribí esta obra, las diferencias se han acentuado ».

Tras licenciarse en sociología en Estambul, Yeşim Özsoy que llevaba años estudiando interpretación, decidió que quería probar cosas nuevas, dirigir, escribir, y se marchó a Estados Unidos. Allí se formó en el Sarah Lawrence College y en la Northwestern University y, más adelante, también en Nueva York, donde estrenó textos al off-off Broadway hasta que el 11-S la hizo decidir volver a Turquía. «Antes del 11-S estaba en ese momento que tenía que elegir a qué país quería vivir, y ya tenía prácticamente decidido que volvería en Estambul, pero el atentado me terminó de convencer».

Antes de despedirnos le pregunto como es el panorama de la creación contemporánea en Turquía: «A partir de la década de 2000 hubo un resurgimiento de la creación teatral en Turquía. En la década de 1990 todo era recuperar textos de la década anterior, relativos al golpe de estado.Era un teatro underground que no estaba interesado en escribir cosas nuevas. En la generación siguiente los autores y directores intentamos crear nuestro propio entorno, ambiente, espacios, aunque sean pequeños, al margen de los teatros públicos. Por otra parte, desde 2012 es imposible no ser político aquí en Estambul. La gente está preocupada por el futuro, por qué pasará. Y esto, como es normal, tiene consecuencias en forma de discurso político en el teatro en Turquía ». Y las mujeres? «Ahora mismo hay más autoras de teatro que no directoras, pero no podríamos decir que estemos al 50% en ningún caso. Como mujer, mientras trabajas, no te pasas el rato pensando en ella. De hecho, creo que si pensara en estos términos no podría confiar en mí misma ni hacer el trabajo que hago. Pero pienso que, en general, en el mundo, la gente está más dispuesta a que les guste lo que hacen los hombres que lo hacen las mujeres. En vez de diosas, en el mundo hay dioses. Por otra parte, cada vez parece que hay más machismo. Por ejemplo, cuando pides una subvención al Ministerio, comprueban si el texto se ajusta a la ética general del país y, por supuesto, la mayoría de nuestras obras no se ajustan, por lo que nuestra manera de hacer teatro es más marginal, alternativa, y eso te genera problemas financieros y prácticos».

Texto: Gema Moraleda

Únete gratis a Teatro Barcelona
Creando tu usuario disfrutarás de sorteos y promociones, podrás valorar espectáculos y dejar tus comentarios, acceder al Calendario TB con toda la programación y recibir nuestro newsletter semanal con toda la actividad teatral de la ciudad de Barcelona.

Información básica sobre protección de datos: Responsable: Escenes i Publics, SL. Finalidad: desarrollar su actividad comercial, cumplir las contrataciones realizadas por los usuarios y remitir comunicaciones comerciales personalizadas en base a un perfilado a los usuarios (en caso que nos autoricen a ello). Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Escenes i Publics, SL y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la agpd.es.

Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario