Dimitris Papaioannou: The Great Tamer

Dimitris Papaioannou: The Great Tamer

Uno de los grandes poetas de la escena contemporánea llena el escenario de imágenes sugerentes en un espectáculo que mezcla teatro físico y performance para hablarnos sobre la vida como si de un viaje de descubrimiento se tratara.

De una intensidad visual poco común (hay quién le compara con el belga Jan Fabre, que comparte con él una pasión conjunta por las artes plásticas y la escena), los espectáculos del griego Dimitris Papaioannou son una mezcla de acciones experimentales, teatro físico y performance. Antiguo dibujante de cómics y pintor, el artista diseña cada escena de sus espectáculos creando unos storyboards que son el antecedente de las imágenes oníricas que se plasman después sobre el escenario. Una banda sonora formada por los sonidos amplificados y distorsionados que los intérpretes producen y que se acompañan de músicas fragmentadas y paisajes sonoros envuelve la acción. Todos estos elementos sirven a Papaioannou para hablarnos sobre la vida como si se tratara de un viaje destinado a hacer grandes descubrimientos, a buscar tesoros ocultos o a explorar, de una forma casi arqueológica, los significados más escondidos de la existencia humana. Unas imágenes de una simplicidad solo aparente nos hablarán, en definitiva, sobre los aspectos más sagrados de las cosas mundanas.

Pese a que empezó su trayectoria artística en el mundo de las artes plásticas, Dimitris Papaioannou se dedicó pronto al mundo de la escena, ejerciendo como director, coreógrafo, intérprete y diseñador de decorados, vestuario e iluminación. Fue el creador del Edafos Dance Theatre, con el cual trabajó hasta 2012 y que se convirtió en un referente de la escena griega. Es especialmente conocido por haberse encargado, en 2004, de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Atenas. El artista trabaja sus espectáculos con la participación de los intérpretes y sus referencias estéticas van de Jacques Tati a Luis Buñuel, pasando por Buster Keaton o David Lynch.  

Valoración colaboradores

Valoración espectadores
  • Josep Via Santacana

    Per mi un altre joia de aquest Grec, espectacle magnetic total quasi hipnotic aon les mes variades arts esceniques donan cabuda a les belles arts,genial el convit canibal que recorda l enterrament del conde Orgaz del Greco, una allau de imatges sorprenents en els mes variats referents amb una estetica colpidora i sorprenent, imprevisible tot allo que vas veinen i sumenta el teu grau de sorpresa, segons avança la representaçio.. La musica del Danubi Blau i la presencia de astronautes fa inevitable el record de 2001,per disfrutar del principi al fi nomes cal deixarse portar moments de equilibri quasi distorsionats,ciencia ficcio, escultures i sempre plasticitat al maxim, en un espai escenic dificil de descriure aon els onze integrants de la cia. sembla estiguin a la trobada de tresors arqueologics i restes humans,tot alló que pasa, i alló que es sugereix directe a la emoçio del espectador. Un final de gran plasticitat tot un homenatge a lo mes pur i poetic, ja sigui del circ o la dansa.La sorpresa i la admiraçio t´acompanya fins al final. La obra ja ha pasat per el Grec pro Dimitris Papaioannou i el seu grup han de tornar, present als principals festivals de teatre i creador de la cerimonia de inaguracio dels jocs olimpics de Atenes del 2004.Una de les virtuts del Grec es donar coneix creadors de aquest nivell i a desitjat com va pasa amb Ivo van Hove, que torni en un altre ediçio si no es posible abans

    07/07/2017
  • Josep OS

    Avui al Mercat de les Flors he estat veient aquest espectacle del director i coreògraf grec Dimitris Papaioannou. No he entès absolutament res de res. Teatre gestual sense paraules i sonant els 105 minuts, la banda sonora de 2001 una odissea de l’espai passant per tota l’escala de decibels. Onze actors movent-se lentament i repetint les escenes una i una altra vegada. Només al principi, que apareix un home nu a terra, venia un i el tapava, sortia un altre i el destapava, així fins a 10 vegades o el que és el mateix 15 minuts. Pels comentaris que he escoltat a la sortida, no es tractava d’entendre sinó fer volar la imaginació i trobar significats. Doncs bé, jo havia de tenir el dia espès perquè ni m’ha transmès ni he trobat cap significat .El únic que m´ha resultat atraient és l’escenografia, espectacular i original. No dubto en absolut de la qualitat del treball d’aquest director, famós internacionalment per les seves coreografies, però jo m’he avorrit solemnement. Per oblidar.

    04/07/2017
Artículos relacionados
F. Casadesús: “La presencia de las pieles negras en el escenario no debería ser planteable”

F. Casadesús: “La presencia de las pieles negras en el escenario no debería ser planteable”

27 mayo 2021

Francesc Casadesús afronta su cuarto Festival Grec como director con optimismo y ambición. En esta edición propone un viaje a África a través de su cultura, con perspectiva feminista, con […]

Especial Festival Grec 2017, descárgate la revista de TB

Especial Festival Grec 2017, descárgate la revista de TB

21 junio 2017

Volvemos a la carga… Publicamos la segunda revista en papel de TeatreBarcelona! Este año el Festival Grec se renueva, empezando por un relevo en la dirección. Francesc Casadesús toma las […]