Los Teatros de Proximidad laten con fuerza en el festival Grec

Rubén Garcia Espelta

Sabes que, aparte de los grandes teatros de la ciudad, en Barcelona hay todo un conjunto de salas más pequeñas donde puedes vivir y ver el teatro desde una perspectiva diferente? Se trata de los Teatres de Proximitat, un grupo de 11 salas que durante el 2020, con toda la incertidumbre y el cierre cultural, decidieron empezar a trabajar juntas para hacer frente común ante todos los aspectos y problemas que comparten. Estas salas también participan de la programación del Festival Grec de este año con diferentes propuestas que responden a dos rasgos que tienen en común: la proximidad y la singularidad.

Manel Barceló y Hans Richter, protagonizan ‘Soy el viento’

Son espacios pequeños, pero que, en poco más de cien localidades, son capaces de albergar textos de grandes dramaturgos contemporáneos para hacer de su tamaño su atractivo principal. Este es el caso del Teatro Akademia, que programa Soc el vent, del noruego Jon Fosse, una obra que navega por los claroscuros de la humanidad bajo la dirección de Marc Chornet y con los actores Manel Barceló y Hans Richter.

Odile Sankara instala en el Teatro La Gleva

«El contacto entre los actores y el público es muy cercano, el espectador lo siente todo: la respiración, la lágrima … en definitiva, siendo las emociones a flor de piel», explica Meri Notario, del Teatro Akademia: «Los actores no deben proyectar tanto la voz y todo se vuelve muy real «. Pero la proximidad no se da sólo en este sentido, el trato del personal del teatro con el público y el vínculo del teatro con las compañías y los creadores también es especial: «Ofrecemos una experiencia diferente del teatro más comercial, somos un gran escaparate para que compañías y creadores puedan llevar a cabo proyectos en unas condiciones que en otros teatros quizá serían inviables «, explica Jofre Blesa, de la Sala Versus Glòries. Este hecho acaba generando, como dicen desde El Maldà, «nuevas complicidades, intercambios, coproducciones o la posibilidad de trabajar en un ámbito territorial que va más allá de Barcelona».

P.A.U (Paisatges als ulls), el Teatro Eolia

Un ejemplo de esto es lo que hace cada año el Teatro La Gleva en colaboración con el Griego, una coproducción con artistas internacionales: «Tenemos la suerte de poder llevar a la ciudad grandes creadores de fuera, y esto nos permite conocer otras maneras de trabajar «, comenta uno de los responsables de la sala, Alberto de la Torre. Esta año llevarán, siguiendo el viaje propuesto por el festival, Odile Sankara, hermana pequeña de Thomas Sankara, el Che Guevara africano, con el espectáculo Parole due. Esta obra, basada en los poemas de Aimé Césaire, ha generado un diálogo interesante entre artistas de aquí y los de Burkina Faso, que es de donde proviene esta artista referente del teatro africano. Este, sin embargo, no será el único teatro que se sumará al viaje por la cultura africana. Por un lado, el Tantarantana ha programado Combat de negres i de gossos, un texto de Koltès que reflexiona sobre el colonialismo y la opresión social que se vive tanto allí como aquí. Por otro, el Teatro Eolia recupera P.A.U. (Paisatges als ulls), una obra protagonizada por un grupo de personas de Senegal que explican sus experiencias migratorias durante el viaje a la tan deseada Europa.

‘Beatriu’, en La Badabadoc

«Apostamos por la cultura de base y por la cohesión social para retroalimentar, ayudarnos y cooperar», apunta Ángel Grisalvo, de la sala La Badabadoc. De ahí que esta red de teatros apuesta por ser un reflejo de la diversidad social, tal como apunta Raimon Molins, de la Sala Atrium: «Esta diversidad implica centrarse en la contemporaneidad, la creatividad y la excelencia artística como partes indisociables de propuestas que ocupen un espacio en las necesidades esenciales de una sociedad moderna, crítica y democrática «. Y así lo demuestran con una programación comprometida «con un teatro generador de pensamiento, de memoria, de conciencia, de emoción y de libertad», explica Anna Espunya, del Teatro Eolia. Temas como los éxodos, las diferencias sociales, los colectivos invisibilizados o los privilegios de haber nacido en un lugar o en otro los encontramos en obras como Una galaxia de luciernágas, el Maldà; Beatriu, en La Badabadoc; Misèria, en la Sala Fénix, o Kentucky ha muerto, en la Sala Versus Glòries.

Miseria, una obra de la Sala Fénix protagonizada por Felipe Cabezas

Para poder tener este compromiso con la sociedad hay un tejido cultural fuerte, y aquí es donde tienen un papel muy importante las salas de proximidad, como canalizadoras de las creaciones, tanto de las que ya están hechas como de las que están por venir . «Entendiéndose con el sector y las compañías haremos que podamos trabajar juntos para fortalecer nuestro ámbito de creación», explica Ferran Murillo, del Tantarantana. Para hacerlo hay que apoyar a las compañías en todo el proceso creativo y buscar fórmulas para paliar la falta de recursos económicos y de estructura: «Hay que apostar por las producciones propias o coproducciones, por las obras de autorías no visibilizadas y por las creaciones de compañías emergentes «. «Tenemos que ser los primeros espacios de confianza en el recorrido profesional de todo el talento emergente», apunta el director y programador de este espacio. Ejemplos de ello son la convocatoria que han impulsado este año los Teatros de Proximidad para encontrar textos nuevos o los abonos conjuntos para todas las salas, dos iniciativas que tendrán continuidad la próxima temporada.

Àurea Márquez protagoniza dos piezas en la Sala Atrium

También en la exhibición de obras hay mucho camino por recorrer, según Murillo: «Queremos ser espacios abiertos, generadores de circuito, y garantizar unas programaciones estables que, aparte de dar estabilidad a los creadores, sean el paso previo a otros teatros más grandes «. Son una muestra de esta iniciativa una serie de espectáculos que se podrán ver en el Grec y que, perfectamente, se habrían podido programar en espacios con más aforo, como L’habitació blanca, de Josep Maria Miró, en la Sala Flyhard; M’hauríeu de pagar, de Jordi Prat i Coll, y La dona del tercer segona, de Víctor Borràs, en la Sala Àtrium, o Juana Dolores, massa diva per a un moviment assembleari,, el primer espectáculo de un nombre que suena bien fuerte en esta edición del Griego: Juana Dolores, una poeta e intérprete que desactivará clichés y prejuicios en el Antic Teatre, el espacio de referencia de la escena independiente que «apuesta y fomenta el riesgo y la innovación en el desarrollo de nuevos lenguajes escénicos multidisciplinares «.

Juana Dolores visita del Antic Teatre

Todo este apoyo a la creación no se puede justificar sin la intervención del sector público. Por eso los Teatros de Proximidad piden a las administraciones que se tengan en cuenta sus realidades particulares: «Es importante que las administraciones contribuyan a darnos la estabilidad para poder avanzar en los proyectos a corto y medio plazo», explica Marina Marcos , del Maldà, la cual también apuesta por encontrar fórmulas que ayuden a las compañías programadas: «las salas podemos ser un eslabón que ayude a crear este canal de comunicación y esta vía de financiación con las compañías. Para hacerlo, hay que encontrar una fórmula que sea cómoda para todos «y que, tal como dice Felipe Cabezas, de la Sala Fénix,» nos permita trabajar en igualdad de condiciones «. Y así lo hizo el Grec durante la pandemia de 2020, adaptando un festival a la situación más incierta que ha vivido el sector y sembrando, tal como dice Sergio Matamala, de la Sala Flyhard, la semilla de lo que son hoy: «Si las salas de proximidad fuéramos las piedras de una calzada, que representa la cultura teatral de la ciudad, pues los Festival Grec sería la argamasa que necesitamos para que todo se mantenga estable «.

Más información, imágenes y entradas a:

Escrito por
Rubén Garcia Espelta TWITTER

Periodista y gestor cultural. Responsable de contenidos editoriales de TeatreBarcelona.com. Ha trabajo en medios como Catalunya Ràdio, El Periódico de Catalunya, La Xarxa, Ràdio 4 o Rac1.

Artículos relacionados

Joan Pera: "Necesito ser yo mismo en un escenario"

Joan Pera, nacido en Mataró en septiembre de 1948, es uno de los actores más queridos de los escenarios catalanes. Don Joan, La extraña pareja, La jaula de la locas, No et vesteixis per sopar, […]

Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario
¡Enlace copiado!