GREC 2022

Aceptar la muerte, amar la vida

El Festival Grec recupera este éxito que ha hecho temporada en el Antic Teatre

Alba Cuenca

¿Te has planteado alguna vez cómo quieres que sea tu funeral? ¿Sabes qué alternativas tienes? ¿Por qué mantenemos el tabú sobre la única certeza universal? ¿Puede pensarse en la muerte desde una perspectiva diferente del miedo o el asco? ¿Cómo está limitado el último adiós en una sociedad marcada por la productividad y las lógicas capitalistas? Éstas son algunas de las preguntas que plantean Las Huecas a Aquellas que no deben morir, una propuesta que parte de la idea de ritual para poner en común la muerte y el teatro con elementos como el humor, el movimiento y la poesía.

La pieza combina las escenas de carácter performativo con la información y el cuestionamiento más racional, sobrevoladas todas ellas por la ternura y la honestidad. Precisamente esta calidad es la que llevó a las creadoras a incorporar a escena a Núria Isern, tanatopráctica y trabajadora funeraria, ya Júlia S. Cid, activista de la plataforma Som Provisionals que reivindica la soberanía de la muerte. Encima del escenario, ambas profesionales desarrollan sus conocimientos con naturalidad y proximidad, dos conceptos que por definición son más cercanos a la muerte de lo que parece.

Un colectivo horizontal

Las Huecas es un colectivo formado por Júlia Barbany, Esmeralda Colette, Núria Corominas, Andrea Pellejero y Sofía A. Martori, cinco mujeres (cuatro actrices y una técnica) nacidas entre 1990 y 1995. Su camino empezó en 2016 , después de conocerse en el Institut del Teatre y cuando, movidas por la amistad y los ideales artísticos comunes, decidieron juntarse para crear desde espacios y prácticas fuera de las convencionales.

La compañía trabaja en procesos largos y alejados de las lógicas productivas, poniendo los cuidados y la escucha en el centro y aceptando la precariedad a la que esto les aboca. En este sentido, su estética tiene mucho artesanal, con materiales cercanos y elementos reconocibles (con una sábana representan un fantasma). Su forma de entender la creación se caracteriza por una total horizontalidad. Las decisiones las toman siempre de forma conjunta, hasta el punto de llegar a repetir una escena cinco veces para que todas tengan la oportunidad de mirársela desde fuera. Tener tiempo, paciencia y poner en práctica la empatía son elementos clave para manejar las fricciones.

Su trayectoria se centra en las experiencias escénicas, si bien durante los procesos de investigación han realizado acciones muy diversas, desde talleres y conferencias performativas hasta la gestación de un cómic o la grabación de un single. Su primera propuesta, Projecte 92, que trataba la infancia de las artistas marcada por la efeméride olímpica, pudo verse en teatros, pero también en solares, plazas y fiestas mayores alternativas.

Con Aquellas que no deben morir llegan a su segundo espectáculo, estrenado en la pasada edición del Festival Terrassa Nuevas Tendencias. En Barcelona se ha podido ver varias veces en el Antic Teatre y las entradas siempre han acabado agotadas. Y es que a la calidad de la propuesta hay que sumarle una temática necesaria, especialmente después de una pandemia que las cogió en medio del proceso de creación y que ha acentuado nuestras carencias sociales, estructurales y espirituales para gestionar la muerte . Ahora que vuelven durante el Grec, aproveche para ir y explorar la idea que nos proponen: la reconciliación con la finitud de la vida.

Más información y entradas a:

Artículos relacionados

El Conde de Torrefiel: ¿Realidad o ficción?

Ahora mismo hay dos compañías catalanas que triunfan más afuera que aquí. Una es La Veronal, que este Grec recupera Opening night, y la otra es El Conde de Torrefiel. […]

El Grec de proximidad: 11 lecturas dramatizadas

En 2020 un grupo de teatros de proximidad, ante la incertidumbre provocada por los estragos de la pandemia, decidieron crear el sello On el Teatre Batega. Su objetivo es trabajar […]

Nuevos aires para El Molino

Molinex es un ciclo artístico que pretende rescatar la memoria de El Molino y actualizar su papel en la disidencia sexual, es decir, darle el valor que merece su historia […]

Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario