Todo lo que necesitas para ir al teatro

Cartelera /

Concha Velasco: Reina Juana

Concha Velasco: Reina Juana

En Reina Juana, escrita per Ernesto Caballero i amb direcció de Gerardo Vera, Concha Velasco se convierte en Juana de Castilla, más conocida como “Juana la Loca“, uno de los personajes más conmovedores de nuestra historia, para contarnos sus vivencias y por supuesto, rendir cuentas a las personas que estuvieron en su vida antes de morir sola y alejada de lo que más quería: sus hijos.

SINOPSIS

Juana de Castilla fue convertida en una sombra primero por su marido, Felipe el Hermoso; después por su padre, Fernando el Católico, quien la recluye en Tordesillas; y finalmente por su hijo Carlos V, que la ignora.

 

Vídeo

Fotos

Concha Velasco: Reina JuanaConcha Velasco: Reina JuanaConcha Velasco: Reina Juana

Valoración colaboradores


Valoración espectadores

  • 12345

    JOSE GABRIEL DEL VIEJO

    Siempre es un gustazo ver en un escenario a Concha Velasco. Siempre tan atenta con su público, tan entregada!
    Y en este monólogo en el que nos cuenta la vida y pesares de Juana la Loca está grandiosa!!
    Un texto pra disfrutar y dejar que se te caiga la baba durante toda la representación.
    Escenografía austera pero correcta, una iluminación bien cuidada y la Velasco contando su triste historia vestida con harapos y demacrada.

    Eso sí… ya podrían revisar un poco el texto porque la palabra “padre” se repite hasta la saciedad y se hace cansino.

    16/11/2017

  • 12345

    Victòria Oliveros Layola

    Concha Velasco es converteix en Juana de Castilla, més coneguda com Juana la Loca, per explicar-nos en un monòleg en el que està grandiosa, les seves vivències i per descomptat, rendir comptes a les persones que van estar en la seva vida abans de morir sola i allunyada del que més volia: els seus fills. Amb el seu talent, la seva humanitat, la seva intel·ligència i la seva total entrega, ès la llum que il·lumina les parts més fosques i doloroses d’un personatge que sembla fet a mida. Més detalls a http://www.gaudintdelteatre.cat

    03/12/2017

  • 12345

    Hebert

    Concha Velasco se reta y nos reta con una obra nada fácil ni de interpretar ni para el público. Hora y media de monólogo denso, histórico y en el que es fácil perderse y en el que, a ratos, su teatralidad es forzada.
    Reivindicación de Juana, la no tan loca. Encerrada 46 años entre cuatro paredes, una por cada persona cercana a ella que la apartó de la vida pública dado que molestaba en sus aspiraciones reales y el juego cruel de la política y el poder (nos suena?): padre, esposo, hijo y nieto. Lo raro es que no acabase loca. Rebelde, sentimental, eufórica y depresiva, sí, pero loca, parece que no.

    Con sólo una cama, un reclinatorio, los barrotes siempre presentes en la ventana y una puerta que sólo se abre en las escasísimas veces que recibió visitas, más una iluminación certera y proyecciones de sus seres queridos y a la vez carceleros, Juana/Concha desgrana sus recuerdos en una última confesión/reivindicación.

    Lo mejor: Concha. No se regodeó, y podía, en los aplausos. Los interrumpió para dar las gracias al público de Barcelona por lo bien que siempre la ha tratado y comprometerse a volver a celebrar aquí los 80 años. Y no permitió nueva ovación. Gracias y salió de escena.
    Lo peor: el teatro, que deja entrar a gente con la función empezada.
    Y el público, tan parecido en algunos aspectos al del TNC: gente mayor que no quiere, o no sabe, apagar sus móviles, que tosía sin parar como si hubiese epidemia de tuberculosis, que aprovecha cada segundo que no hay texto para comentar la obra como si estuviese viendo la TV y que están más pendientes de cuándo se pueden poner en pie para ovacionar.

    10/12/2017