Julio Manrique desentraña Hollywood con 'Una altra pel·lícula'

Redacció

Julio Manrique protagoniza y dirige Una altra pel·lícula de David Mamet, una partitura afilada y despiadada contra la industria del cine y el capitalismo ambientada en Hollywood. En el Teatre Borràs hasta el 29 de noviembre con David Selvas y Mireia Aixalà.

TEATRE_BARCELONA-una_altra_pelicula-REVISTA_2

Hollywood es la jungla. No te puedes fiar de nadie. Se viene a ganar dinero, mucho dinero. El productor Bob Gould (David Selvas) es el triunfador. Acaba de ser nombrado jefe de producción del poderoso estudio donde trabaja. Charlie Fox (Julio Manrique), su viejo amigo perdedor que va recogiendo las migajas. Ambos tienen una propuesta ambiciosa entre manos que supondrá la oportunidad de reventar taquilla. Pero aparece Karen (Mireia Aixalà), la dinamita que hace que todo explote y que, ahora que es alto, aparezcan las dudas en Gould. Una secretaria sustituta que cuestiona si no habría que hacer otro tipo de películas, las que necesita la gente, más allá del dinero.

Ambientada en los años 80, la época dorada del blockbuster, el cine de palomitas y la desafortunada fe en la afirmación de que «toda película debe poder resumir en una frase», la obra tiene como referentes estéticos Maps to the stars y Corrupción en Miami y una banda sonora -siempre con un papel importante en las obras de Manrique- formada por los mejores hits del momento. Además, cuenta con un gran despliegue audiovisual para mostrarnos como «Hollywood es una buena imagen del infierno, el capitalismo llevado hasta el paroxismo, un mundo donde la forma es más importante que el contenido».

Y TU QUE HARÍAS?

«Mamet escribe cosas que me desafían, me seducen, me gustan. Sus personajes son groseros, cínicos, agresivos y nunca tiran la toalla, luchan sin parar hasta el final de la obra». Esta es la tercera obra del autor estadunidense que dirige Manrique, tras Los bosques (2006) y American Buffalo (2010). La primera vez, sin embargo, que dirige y actúa a la vez. Y aún más, que es coproductor. «Poder dirigir e interpretar una obra sobre productores ahora que vamos de productores (con David Selvas fundaron La Brutal) era una manera fantástica de cerrar el chiste».

Y es que esta es una obra de cuestionarse a sí mismo. Una obra poco confortable donde Mamet «te hace pensar una cosa y la contraria en poco tiempo», al tiempo te conduce durante toda la obra a tomar una decisión. «Seguramente en el momento de escribirla Mamet es los tres personajes de la obra y se pelea consigo mismo porque tiene un pie en la industria de Hollywood y al mismo tiempo se reivindica como un autor que quiere escribir teatro desde un lugar más comprometido». Pero además de cuestionar la industria del cine y qué quieren los espectadores, Mamet también interpela directamente al público. «Te obliga a pensar: yo, en su lugar, ¿qué habría hecho?», Dice Selvas.

TEATRE_BARCELONA-una_altra_pelicula-REVISTA_4

EL PRIMER MONTAJE, CON MADONNA

Si en esta ficción la película taquillera tiene como reclamo el actor del momento, Mamet también tenía un buen reclamo al estreno de la obra en Nueva York en 1988. Speed-the-Plow (título original que se podría traducir como Forzar la máquina) tenía Madonna de protagonista. En nuestro llegó allí el año 2000 con Lluís Homar, Andreu Benito y Mia Esteve bajo el título de Taurons y dirección de Ferran Madico.

Texto: Mercè Rubià / Fotos: Felipe Mena

Artículos relacionados
Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario