Éstas son las autoras que necesitamos para hacer públicos los tabúes

Ruben Garcia

Las cosas de mujeres no son sólo de mujeres, o no deberían serlo, por mucho que la historia haya arrinconado sus vivencias, como si no fueran la mitad de la población. Low level panic y Salve Regina tienen la voluntad de hacer universales temas tan femeninos como el sufrir una agresión sexual, las inseguridades con el propio cuerpo o la maternidad.

La compañía Les Llunàtiques son: Lorea Uresberueta, Maria Rodríguez, Laia Bannana y Aida Moré

Claire McIntyre escribió Low level panic en los 80, y se estrenó en el Royal Court Theatre de Londres en 1988. Más de treinta años más tarde, durante el primer confinamiento, Maria Rodríguez y Laia Bannana toparon con la obra y decidieron ir a todas, traducirla por primera vez al catalán y levantarla con su compañía: Les Llunàtiques. Se sintieron tan identificadas con las tres protagonistas que no pudieron estar. De hecho, interpretan a dos de los personajes.

“Por desgracia, Low level panic sigue vigente”, recuerda Lorea Uresberueta, directora de la pieza. La diferencia es que ahora no sólo se habla de ello a la intimidad del lavabo con las amigas, como ocurre en el montaje, sino que poco a poco cada vez es más público. De hecho, del buen trabajo realizado por McIntyre te das cuenta también cuando una obra ambientada en 1986 podría ser todavía una conversación con tus amigas, con los mismos problemas.

«Descubres su buen trabajo, pero también lo poco que hemos avanzado», destacan las miembros de la Compañía Les Llunàtiques. «Hablamos, pero las agresiones sexuales vividas en piel propia, por qué queremos agradar a todo el mundo o la vergüenza que nos hace sentir nuestro cuerpo todavía son temas tabú».

Imagen promocional de ‘Salve Regina’ de Ángela Palacios y Paloma Remolina Gallego

La maternidad como tal no es un tema tabú, pero sí lo es la ansiedad que puede provocar pensar que no te queda mucho tiempo para ser madre, que deberías tomar una decisión o que, si lo serás, no será como siempre te habías imaginado. Salve Regina, escrita y protagonizada por Ángela Palacios, surge precisamente de su momento vital.

El público es cómplice de lo que explica Regina y que le sirve para desahogarse, como en un grupo de terapia colectiva. En ella plantea todas las posibles opciones, dudas, incertidumbres, motivos y lo que la hace sufrir, como el miedo a desaparecer como mujer y convertirse, sólo, en madre, tal y como les ha pasado a las que la rodean. .

Palacios es franca en el diagnóstico: “Es una mierda que ser madre haya sido una subyugación para la mujer. Porque, para quien desea serlo, es una maravilla, es precioso, es amor”. Es esta relación directa con la opresión lo que hace que en ocasiones sea complicado reivindicar la maternidad desde el feminismo, pero Salve Regina, pese a las mil y una dudas y las pocas respuestas, lo consigue.

A Low level panicSalve Regina les une la honestidad con la que se enfrentan a lo que las hace perder el sueño y la universalidad de sus miedos. Dos cualidades sumadas al talento que rezuman ya que sus autoras son mujeres al servicio del teatro contando historias que no siempre han tenido cabida, menos desde su mirada noble y en clave femenina.

Por Mar Sifre Rigol / @marsigol

Para más información, imágenes y entradas sobre los espectáculos clique:



Este reportaje se ha publicado en la Revista Especial Navidad 2021 de TeatreBarcelona, ​​que ha podido editarse gracias a la complicidad de SMEG, Teatro Libre, MPC Management, Sala Ars, Fundación Ópera Cataluña, Teatro Poliorama, La Brutal, Sala BARTS, Sant Andreu Teatre, L’Autèntica, Dau al Sec, Jove Teatre Regina, Ballet de Barcelona, ​​Sala Versus Glòries, Eix Comercial Poblenou, Anexa, Cirque du Soleil y SOM Produce. DESCARGA LA REVISTA AQUÍ
.
Artículos relacionados
Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario