Descubre las claves del éxito de Dàmaris Gelabert y El Pot Petit, dos referentes familiares

Ruben Garcia

El grupo musical El Pot Petit y la cantante Dàmaris Gelabert coinciden en explicar que la exigencia musical en las letras y en los arreglos musicales podría ser unas de las claves de que ambos se hayan convertido en referentes en el panorama de la música dirigida a niños. «Nunca hemos creído que para dirigirnos a los niños no tuviéramos que cuidar la calidad de las canciones», dice Gelabert, que añade que la parte lúdica también la ha tenido en cuenta siempre. “Miro que las canciones enganchen, que sean divertidas, porque soy consciente de que deben gustar a los pequeños y también a los mayores”, comenta.

Dàmaris Gelabert con todo el equipo artístico y técnico de Dagoll Dagom durante los ensayos de ‘Bye bye monstre’, en el Teatre Poliorama

La autora de las canciones de los días de la semana o el Bon dia recuerda que, cuando decidió dedicarse, fue en buena parte movida por el hecho de que en catalán “no había ese repertorio básico que pudiera servir para las escuelas”. De hecho, la cantante se formó en varios países, como Estados Unidos y Reino Unido, que es donde se encontró con una cultura de largo recorrido en cuanto a canciones pensadas para aprender hábitos en general, pero también otros conocimientos que se adquieren en los primeros años de la infancia. “Como yo era maestra de música de primaria, la formación, sobre todo la que hice en EE.UU., me animó a salir adelante”, recuerda. De todo esto hace 23 años, pero la cantante no olvida que cuando picó a las puertas para proponer su proyecto musical la respuesta no le gustó. «Me dijeron que no les interesaba, que no veían futuro porque eran unas canciones para las escuelas, un material pedagógico muy concreto al que no veían salida». Así, lo autoeditó ella sola, y es así como nació el primer disco, Tot sona, que había sido su proyecto de fin de carrera en EEUU y que creó en catalán y después tradujo al inglés.

Después del primer disco se añadieron otros y, hace ocho años, Gelabert subió a los escenarios por primera vez con una banda con la que ha recorrido teatros del país. De hecho, antes de la banda -en la que toca con sus dos hijos-, lo que empezó a hacer fueron videoclips de las canciones, y con la buena acogida fue cuando pensó que tenía que ir por los teatros para cantar en directo. Uno de los últimos proyectos es el musical que firma con la compañía teatral Dagoll Dagom, Bye bye monstre, para el que ha creado las canciones y la música con la dirección musical de su pareja, el compositor Àlex Martínez.

Albert Triola, Marc Soler, Alba Florejachs y las jóvenes actrices Martina Garcia, Violeta Marín y Vinyet Morral protagonizan ‘Bye bye monstre’

Por su parte, Helena Bagué, cantante del grupo El Pot Petit, coincide con Dàmaris Gelabert en que la exigencia y la calidad musical pueden explicar por qué las familias y los niños cantan de memoria sus canciones. “Tengo que decir que venimos del mundo de la pedagogía y de las artes escénicas, y por tanto conocíamos las inquietudes y necesidades que pueden tener los niños”, dice Bagué. A partir de este conocimiento previo, los componentes de El Pot Petit tuvieron claro que querían transmitir de una manera lúdica, divertida, porque pensaban que los valores llegarían más fácilmente.

Siddartha Vargas y Helena Bagué, son las principales voces de El Pot Petit

Hay otro hecho que también hay que subrayar en el caso de El Pot Petit, que es la imaginación, el mundo fantástico que han creado, en el que las criaturas y los padres entran con facilidad y en el que saben que todo es posible . “En El Pot Petit los animales hablan, porque hemos creado un mundo de fantasía en el que todo puede pasar, y creemos que este hecho también ha enganchado a los pequeños”, dice Bagué.

Y con estas dos premisas es como empezaron en el 2009, “con mucha ilusión”, dicen Siddartha Vargas y Helena Bagué, uno en la guitarra, la otra con la voz hasta la actualidad, cuando hacen espectáculos con 13 componentes en el escenario y 4 técnicos. «En 2013 salió publicado el primer disco, y con la banda empezamos que éramos 9 haciendo espectáculos». Estas Navidades, después de que la anterior sólo pudieran actuar en Barcelona por el confinamiento, han decidido llevar la gira Vull cantar i vull ballar por diferentes teatros del país con parada en marzo en el Teatre Poliorama. En enero presentarán también en el Teatre Romea el espectáculo Les aventures del lleó vergonyós.

El espectáculo ‘Las aventuras del león vergonzoso’, se podrá ver en el ciclo Petit Romea

“Estamos muy contentos, y nunca habríamos imaginado que nuestro proyecto se hiciera tan grande, cuando empezamos”, dice Bagué, que subraya que lo que les hace emocionar más es que las familias les expliquen que con sus canciones todos bailan en el medio del comedor. «Que comparten momentos de felicidad con nuestra música es lo mejor que nos pueden decir», concluye Bagué.

Por Trinidad Gilbert Martínez / @trinigilbert

Más información, imágenes y entradas sobre los espectáculos aquí:




Este reportaje se ha publicado en la Revista Especial Navidad 2021 de TeatreBarcelona, que ha podido editarse gracias a la complicidad de SMEG, Teatro Libre, MPC Management, Sala Ars, Fundación Ópera Cataluña, Teatro Poliorama, La Brutal, Sala BARTS, Sant Andreu Teatre, L’Autèntica, Dau al Sec, Jove Teatre Regina, Ballet de Barcelona, Sala Versus Glòries, Eix Comercial Poblenou, Anexa, Cirque du Soleil y SOM Produce. DESCARGA LA REVISTA AQUÍ
.
Artículos relacionados
Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario