Después de matar al lobo

Terra baixa (reconstrucció d'un crim)

A partir de 14,50€
Comprar Entradas
Terra baixa (reconstrucció d’un crim) → TNC - Teatre Nacional de Catalunya
22/01/2023 - TNC – Teatre Nacional de Catalunya

A partir de un clásico como Terra baixa se pueden construir muchas obras, y todas diferentes. El ejercicio de Carme Portaceli y Pablo Ley todavía ha ido algo más allá, porque han partido del texto de Guimerà, le han dado la vuelta (literalmente), lo han ubicado dentro del contexto de la época (el momento de las bombas y el anarquismo en Cataluña) y se han inventado un futuro para los personajes. Desde los atentados de Barcelona a finales del siglo XIX hasta el campo de Argelers, pasando por la revuelta obrera, el asesinato de un patrón (Sebastià) y por la investigación de dicho crimen. De hecho, la obra es un largo interrogatorio en el que los testimonios de Nuri o Tomàs, entre otros muchos, nos transportan a través de flashbacks a fragmentos de la obra original. Un buen marco para hablar de otros muchos temas, pero sin perder de vista la historia que todo el mundo conoce.

Otro de los alicientes que la pieza pone sobre la mesa es el del futuro de los personajes. Todos nos hemos preguntado alguna vez que pasa con Manelic y con Marta al final de Terra baixa, puesto que su conclusión nos impulsa a imaginar muchas cosas. De hecho, ya en el 1921 se creó un cuplé –cantado posteriormente por Raquel Meller- que se llamaba La muller d’en Manelic y que explicaba la pena y la angustia de Marta después de la fuga del pastor. Pero no se atrevía a ir más allá, cosa que sí ha hecho ahora Pablo Ley. De todas formas, dejaremos que asistáis al TNC para saber si el futuro les fue favorable… o bien  todo el contrario.

El montaje también prescinde de cualquier representación naturalista y apuesta claramente por la abstracción. Los espacios se construyen a base de focos y neones, así como una gran pizarra-pantalla que sirve para remarcar algunos hechos clave de la historia. Podríamos decir, pues, que los actores quedan más desprotegidos que nunca –el escenario grande del TNC es realmente inmenso para lucir tan vacío- y que solo cuentan con el cuerpo y la voz para ofrecer interpretaciones puras y descarnadas. Entre todos ellos destaca una Anna Ycobalzeta pletórica que demuestra ser una de las grandes actrices del momento con esta Marta que, de golpe, adquiere un protagonismo que no esperábamos. Borja Espinosa también triunfa con su Manelic inocente y moderadamente asalvajado, al igual que un Eduard Farelo que despliega toda su maldad en este Sebastià violento que se nos hace más antipático que nunca. De todo el resto, también me quedaría con la Nuri de Kathy Sey y con el personaje inventado que Laura Conejero defiende, como es habitual en ella, con una gran profesionalidad.

← Volver a Terra baixa (reconstrucció d'un crim)

¡Enlace copiado!