Todo lo que necesitas para ir al teatro

Ovelles: Churras y Merinas

Ovelles
23/09/2021

Ya hace unos años que los autores catalanes han optado por un tipo de comedia costumbrista que presenta una serie de lugares comunes bastante interesantes. Lo encontramos en Instruccions per enterrar un pare, Rita, 53 diumenges, Avui no sopem… e incluso Els Brugarol. En todas ellas la familia es el núcleo central de todos los problemas, y los padres (presentes o ausentes) acaban siendo uno de los motores principales de todas las historias. También son comedias, en general, que tocan de pies en el suelo y con las que es fácil identificarse. Los problemas tratados (la muerte, las herencias, el cuidado de los padres) son casi siempre cuestiones que para un público entre los cuarenta y los cincuenta años resultan muy próximas.

Ovelles, que llega a su tercer año de recorrido por varias salas, es una muestra perfecta de todo lo que hemos comentado. En ella tres hermanos se reúnen para discutir que hacen con una herencia inesperada, y muy sorprendente. Lo que tendría que ser motivo de alegría se convierte en un grave problema que pone encima de la mesa las diferentes formas de vida de cada uno de los hermanos, así como algunas crisis personales que preferían mantener ocultas. La grandeza de la obra es la sutilidad con la que aborda muchas cuestiones espinosas, hasta el punto de dotar al conjunto de una naturalidad palpable. Los actores -todos ellos espléndidos- hacen el resto, mientras que la dirección consigue que con pequeños detalles y gestos casi imperceptibles podamos participar de la cotidianidad de esta familia. En resumen, una pequeña joya que seguro que ha ido ganando con el tiempo… hasta el punto de funcionar como un reloj preciso e infalible.

← Volver a Ovelles