Loles León: Una noche con ella: De La Barceloneta a Los Ángeles

A partir de 20,00€
Comprar Entradas
Loles León: Una noche con ella → Teatre Condal
19/06/2022

Hay espectáculos que sirven para hacer repaso, para recordar la trayectoria del actor o actriz que hay encima del escenario. Acostumbran a ser monólogos, a veces punteados de canciones o números de cabaré… dependiendo de las habilidades del artista. Lo habíamos visto con Concha Velasco, con Cecilia Rossetto y algunos otros. Ahora le toca el turno a Loles León, una actriz que nació en La Barceloneta, que se dio a conocer en la Cúpula Venus con lo que antes se llamaba cabaré literario y que finalmente, como tantas otras, tuvo que marcharse a Madrid para acabar de triunfar y hacerse conocida. Después vendrían más de 35 películas (tres de ellas con Pedro Almodóvar) y 15 series de televisión, además de otros programas, obras de teatro y cortometrajes que han acabado haciendo de ella un personaje público y muy apreciado.

Una noche cono ella quiere hacer un repaso a todo esto, partiendo de datos biográficos, pequeñas o grandes anécdotas (algunas de verdad y otras… no lo sabremos nunca) y un puñado de canciones o números de cabaré que a Loles León le apetece interpretar. El texto y la dirección de Juan Luis Iborra, conocido guionista y director de cine, sirven un marco para que quepa todo… pero ya se sabe que cuando se quiere abarcar demasiado siempre acaban faltando cosas. Creo que el espectáculo se entretiene demasiado con los inicios, para despachar después la carrera cinematográfica de la actriz con un video y cuatro referencias. Además, hay escenas que se alargan en exceso (la anécdota con Jack Nicholson) y otras que no he acabado de entender qué hacían allá (el momento dedicado a Lorca). Pero, a pesar de todo, lo que realmente merece la pena es descubrir la personalidad de Loles León, que luce mucho más cuando improvisa (o parece que improvise) que cuando se ciñe al guion poco natural que le han escrito.

El envoltorio con que se sirve todo esto nos remite a las antiguas revistas, o bien a algunos espectáculos madrileños recientes que han acabado para decantarse por el género (El amor está en el aire, La última tourné). Justo es decir que la música, así como los dos bailarines-cantantes que lo acompañan, visten el montaje y le dan forma. No sé si es la forma más idónea para un monólogo de este tipo, pero en el fondo parece que lo que importa es dar color, glamour y alegría a una trayectoria artística que, en gran medida, se ha basado en esto.

← Volver a Loles León: Una noche con ella