Todo lo que necesitas para ir al teatro

Heisenberg: Una extraña pareja

Heisenberg
24/07/2021

El Principio de Incertidumbre, formulado en 1927 por el físico alemán Werner Heisenberg, sirve de inspiración para desarrollar esta extraña historia de amor entre dos personajes casi antagónicos. Ella es voluble, apasionada, ocasionalmente embustera… Él le lleva muchos años de diferencia y es tranquilo -quizás incluso aburrido-, ordenado, sistemático y con poca esperanza en el futuro inmediato. Pero si los juntas pueden surgir sinergias inesperadas, sorprendentes. Si uno se mira al otro quizás podrá ver donde está, pero igual le resulta imposible saber qué trayectoria lleva ni hacia donde se dirige. Un principio de física cuántica que, aplicado a las personas, nos aporta un punto de locura, de aventura o de misterio.

Alguien podrá ver esta obra como un ejercicio psicológico, como un estudio de personajes… o bien como una comedia romántica poco ortodoxa. De hecho, la historia de amor es la que mueve toda la historia. Un amor que, a veces, es compartido entre los protagonistas y a veces se dispara hacia el pasado (la chica con la que no se llegó a nada) o hacia el futuro (aquel hijo que se intenta recuperar). Pep Cruz i Sílvia Bel se ponen en la piel de Clare Burns y de Àlex Priest, dejándose llevar por una avalancha de emociones y sensaciones que, sobre todo en el caso de ella, llegan a rozar el virtuosismo.

La dirección de Josep Maria Mestres es efectiva, como casi siempre en sus montajes, y se centra principalmente en la interpretación y la evolución de la historia. También confía mucho en un interesante y único elemento escenográfico -una especie de media luna basculante- que da grandes momentos pero que a ratos parece perdido en medio de la escena. En resumen, un buen montaje que nos transporta, sobre todo por el trabajo arriesgado y valiente de los dos intérpretes.

← Volver a Heisenberg