Todo lo que necesitas para ir al teatro

Fama, el musical: ¿Una vuelta más?

A partir de 17,44€
Comprar Entradas
Fama, el musical → Teatre Apolo
12/10/2021

Para muchas personas, con una cierta edad, esta producción les devolverá a los años 80 y a la película que provocó este fenómeno, que después se convertiría en una serie y finalmente llegaría a los teatros como musical. Los más jóvenes seguramente han visto más de un remake o alguna serie inspirada en la misma trama (Us paso adelante).

Y eso es lo que encontrarán en el teatro, al historia de unos estudiantes de danza, música e interpretación que lucharán por entrar y graduarse en una famosa escuela de artes de Nueva York, con tropiezos, desilusiones, mucho esfuerzo y más de una pérdida durante el camino.

Con unas coreografías trabajadas al milímetro que quieren captar las emociones y sentimiento de los estudiantes, mientras muestran su evolución y su talento, la obra va introduciéndose en la memoria del público. Más de uno reconoce algunas escenas ya vista y ara rememoradas -saludos al comentarista en tiempo real que tenía al lado en el patio de butacas- y eso hace que el musical juegue con ventaja.

Con todo esto, hay algunos momentos del texto que quedan un poco desfasados en la época en la que estamos y hubiese sido un buen momento para readaptar las situaciones al 2021. Estos momentos hacen que la espectadora salga de vez en cuando de la trama y no acabe de entrar en la representación.

Cada intérprete tiene su momento de lucimiento personal, con más o menos fortuna, pero quien destaca por encima del resto es sin duda Carmen y, más concretamente quien se esconde detrás del personaje: Clara Peteiro. Su voz resuena por todo el escenario cuando aparece, y marca una presencia propia del protagonismo que se merece. Peteiro desprende energía, fuerza y personalidad con cada paso que hace Carmen y eclipsa al resto del elenco cada vez que sale a escena. Una voz potente y con una calidad indiscutible en cada nota.

Dianne Kaye es otra intérprete a tener muy en cuenta, su Serena empieza tímida y escondida bajo una vergüenza asocial como su voz, pero a la evolución del personaje le acompaña su registro vocal que se va deshaciendo de los escondites para demostrar todo su potencial. Uno de los personajes más divertidos y reales de la obra.

Aunque se ve un gran esfuerzo y trabajo tras cada escena, la verdad es que todo se queda a medio gas, a excepción de algunos números como los protagonizados por Carmen o Serena. Esta falta de ejecución total hace que la espectadora no acabe de entregarse a los personajes y su historia, aunque tengan momentos especiales y emotivos. Quizás una vuelta más a la adaptación del texto, una mirada nueva a los números musicales o a las interpretaciones de los personajes ayudarían a acabar de redondear una producción que tiene que ser explosiva, pero donde el público se acaba quedando a la espera de algún momento impactante.

← Volver a Fama, el musical