Todo lo que necesitas para ir al teatro

Els veïns de dalt: Más convencional de lo que se esperaba

Els veïns de dalt
20/03/2015

Si alguien va al Romea esperando encontrar algo similar al guión o a los personajes de «Ficción», «En la ciudad» o incluso «Una pistola en cada mano», mejor que vaya sacándoselo de la cabeza. En este caso, estaríamos más cerca de las historietas de Jet Lag, una serie creada también por Cesc Gay, a pesar de que pienso que las analogías con Els veïns de dalt hay que hacerlas con otras comedias de situación, especialmente francesas, como por ejemplo «La cena de los idiotas», «El nombre», etc. Podríamos decir que los retratos psicológicos a los que nos tiene acostumbrados el cineasta se supeditan en este texto a una situación -cómica, por supuesto- que lo domina todo de principio a fin. La trama enfrenta a dos parejas de vecinos de hábitos sexuales muy diferentes, y a partir de aquí encontramos una ristra importante de tópicos y chistes que siempre aparecen alrededor del sexo… Bien es verdad que esperaba algo más de la propuesta, aunque he reído con algunos gags y he disfrutado de la comicidad siempre efectiva -a pesar de que a veces un poco inaudible- de Ágata Roca. La actriz Nora Navas y el actor Jordi Rico la acompañan con acierto, pero en el caso de Pere Arquillué, que algunos aplaudirán como el mejor de la función, le noté un sobreesfuerzo para conseguir la carcajada del público y rematar el gag fácil. Sale bien parado porque es un gran actor, pero choca indudablemente con la naturalidad de los otros. Recomendable, especialmente, para los que no sepan quién es Cesc Gay y sólo quieran pasar un buen rato.

← Volver a Els veïns de dalt