Blanca Desvelada: Emoción y verdad

Blanca Desvelada
6/06/2015

A pesar de que hay un sabor lejano a Dulce Chacón y Benito Zambrano en esta obra (La voz dormida, Solas) podemos asegurar que Alejandra Jiménez Gascón -actriz y autora de la pieza- ha conseguido un texto de planteamiento original y de magnífica resolución. Si uno no sabe nada de esta Blanca Desvelada quizás irá perdido durante el primer cuarto de hora, pero pronto todo empieza a encajar y al final vemos que el montón de personajes interpretados por Jiménez no están sólo para demostrar el virtuosismo de la actriz sino que sirven a la historia de forma admirable. Y es precisamente la buena dramaturgia y la acertada dirección de Montse Bonet lo que hace que estemos ante un espectáculo redondo, y que salgamos del teatro emocionados, amando a todos los personajes… y también a esta actriz maravillosa.

Lo que hace Alejandra Jiménez Gascón encima del escenario es realmente formidable, ya sea por la pulcritud de sus cambios de registro o por la emoción y la verdad que desprenden todas sus intervenciones. Estará en escenarios de pequeño formato, que es lo que requiere la pieza, pero la ejecución de su monólogo no tiene nada que envidiar a la de Blanca Portillo en El testamento de María o a la de Esperanza Pedreño a Mi relación con la comida. Esta está siendo una gran época de monólogos, porque si sumamos los de Acorar o Terra Baixa podríamos decir que estamos ante un fenómeno digno de estudio, impulsado seguramente por la crisis pero también por actores valientes que se atreven con todo.

← Volver a Blanca Desvelada