Blackface y otras vergüenzas → Sala Fènix
10/09/2019
Fresca y reivindicativa

A pesar de que, a veces, nos parece que el panorama teatral no sale del normativismo blanco, heterosexual y masculino, lo cierto es que, poco a poco, aunque sea en espacios pequeños, estamos viendo cómo la cartelera se está abriendo a la diversidad y a las minorías. Un buen ejemplo de este camino hacia la inclusión es Blackface, el nuevo espectáculo de Silvia Albert, que, después del éxito de No es país para negras, vuelve con un monólogo cómico igual de crítico e incisivo. Con un carácter tan fresco como reivindicativo, la actriz hace una sátira social y política sobre algunas de las tradiciones racistas con las que hemos convivido en nuestro país a lo largo de la historia sin darle ninguna de importancia, hasta el punto de que muchas de ellas todavía perduran. Albert domina perfectamente el tono, el discurso y las metáforas como instrumento narrativo, consiguiendo, a través de diferentes escenas y personajes, articular una descripción del problema endémico de nuestra cultura que es la base del odio y la discriminación. Quizás Albert confía demasiado en la fuerza de quien se sabe en posesión de la verdad y, por lo tanto, puede parecer que construye un mensaje exclusivamente para una audiencia ya convencida. En cualquier caso, en un momento político con tantos retrocesos ideológicos es más que necesario repetir hasta la saciedad aquello que creemos ya saber; especialmente, cuando la realidad está lejos de ponerse a la altura de las lecciones, en principio, ya aprendidas

Todo lo que necesitas para ir al teatro

Blackface y otras vergüenzas

A partir de 10,00€

Comprar Entradas
Blackface y otras vergüenzas
Últimas funciones

Blackface y otras vergüenzas es el segundo espectáculo de la compañía «No es país para negras» la cual toma su nombre del primer espectáculo de Silvia Albert Sopale.
Blackface, es un monólogo cómico por fuerza mayor.
El término Blackface en inglés sirve para referirse a las personas blancas que se pintan la cara de negro, generando una caricatura de la población negra. La práctica nace en la época de la esclavitud en EE.UU, España así como en otro países.

Fotos
Valoración colaboradores

Valoración espectadores
  • Josep Oliva Sasé
    12345

    Ahir vaig estar a La Fènix que ha inaugurat temporada amb aquest espectacle que forma part del Cicle ¨Dóna’m veu” i que ha escrit i interpreta Silvia Albert Sopale. D’aquesta actriu i activista defensora dels negres en general i en aquest cas dels afrodescendents, ja vam poder veure la temporada passada en aquesta mateixa sala, No es país para negras. En aquesta ocasió, de manera enginyosa, àgil i en alguns moments fins i tot divertida denúncia i destapa comentaris i costums que inconscientment o no, aquí a Espanya donem per naturals i fins i tot normalitzats. Fantàstica i irònica manera de fer-nos arribar la tradició carnavalesca de la negra Tomasa a Canàries o el fet del Negre de Banyoles. Emoció i pell de gallina quan narra la història de Sara Baartman, l’africana que a causa de la malformació que patia la van convertir en una atracció de circ. Tot i que com he dit té moments divertits, em quedo amb les moltes reflexions que el seu relat ofereix i que us animo a anar a veure-la ja que a les nostres mans està eradicar moltes de les barbaritats que fem. Fins al 22 de setembre.

    08/09/2019
Hay que ser usuario de Teatre Barcelona
¡Únete, es gratuito! Ya somos más de 80.000

¿Ya estás registrado?

He olvidado la contraseña

Crear usuario

Información básica sobre protección de datos: Responsable: Escenes i Publics, SL. Finalidad: desarrollar su actividad comercial, cumplir las contrataciones realizadas por los usuarios y remitir comunicaciones comerciales personalizadas en base a un perfilado a los usuarios (en caso que nos autoricen a ello). Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Escenes i Publics, SL y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la agpd.es.