Todo lo que necesitas para ir al teatro

Shenzhen significa infern

Shenzhen significa infern

En Shenzen, el director Stefano Massini nos muestra una fábrica china donde cuatro trabajadores son puestos a prueba en una entrevista que, en buena parte, transcurrirá sólo en la imaginación del espectador.

Sinopsis

Firma el texto Stefano Massini, un dramaturgo italiano, director artístico del Piccolo Teatro de Milán, que se caracteriza por producir unos textos de carácter político que encontraron su máxima expresión en la pieza Lehman Trilogy, vista en escenarios de todo el mundo y puesta en escena por el propio Roberto Romei en el Grec 2016. El tándem autor/director repite ahora con un montaje que representa una crítica a un mundo laboral cercano a la explotación, con sueldos bajos, poco descanso y contratos precarios. Sí, Massini nos habla de unas condiciones demasiado habituales aún en las fábricas chinas pero, de hecho, convierte a China en un símbolo para hablarnos de un mundo globalizado en el cual las empresas y el capital han acaparado todo el poder y han dejado a trabajadores y población en una situación de indefensión. Esta indefensión se ejemplifica perfectamente en la entrevista en la cual una examinadora somete a cuatro trabajadores, a quienes dirige ataques y agresivas cuestiones que ellos reciben en silencio. Y es que las cuatro sillas que veréis en el escenario, absolutamente desnudo y sin ni un solo elemento de atrezo, están vacías, de manera que es el propio espectador, sentado alrededor del escenario, quien tiene que imaginar las respuestas y defensas de estos seres silenciados. El público, pues, es quien debe crear las respuestas, positivas o negativas, imaginar los gestos y las miradas de los trabajadores y hacer visibles en su mente los papeles, las placas o los lápices de colores a que se refiere la actriz protagonista. Y es que las palabras que pronuncia y su interpretación son el único elemento al alcance de un espectador que, convertido en cómplice del dramaturgo, acoge en su propia mente buena parte de la representación.

Fotos

Shenzhen significa infern

Valoración colaboradores


Valoración espectadores

  • 12345

    JOSE GABRIEL DEL VIEJO

    4 obreros de una fábrica de electrónica tienen que pasar por una serie de pruebas para ganar un premio o perder su puesto de trabajo. Durante una hora estarán a la merced de una examinadora sin compasión que los someterá a todo tipo de pruebas y presión psicológica.

    Esto es lo que prometía mi 1ª obra de teatro de la temporada. La cosa me llamaba la atención y quizás esperaba demasiado porque me he encontrado con un texto simple y tramposo. Las pruebas psicológicas que nos muestran no me han hecho sentir empatía con los trabajadores (ya que encima no estaban en escena y te los tenías que imaginar). Quizás si estos hubieran sido actores que dieran la réplica a la examinadora quizás la obra hubiera sido más fluida y menos pesada.
    Alabar la labor de Sandra Monclús que defiende muy bien el texto ella sola. De hecho el montaje se sostiene en ella. Bravo por ella!!

    06/09/2018

  • 12345

    JOSEP OLIVA SASÉ

    Avui a Tantarantana i inclòs a la programació del Grec he estat veient aquesta obra del dramaturg florentí Stefano Massini de qui no fa gaire vam poder veure Lehman Trilogy i que en aquesta ocasió dirigeix ​​Roberto Romei. En un escenari nu sense cap element d’atrezzo i envoltat de quatre grades formant un quadrilàter l’actriu Sandra Monclús. es posa a la pell d’una examinadora d’una empresa xinesa per sotmetre a quatre treballadors a una sèrie de preguntes agressives i malintencionades per premiar amb un augment de sou o ser acomiadats si no superen les proves, però aquests treballadors estan representats pels propis espectadors un per a cada grada i és qui ha d’imaginar les defenses i respostes d’aquests éssers silenciats. En definitiva és una crítica a un món laboral proper a l’explotació amb hores i hores de treball, sense descans i amb sous de misèria, que a mi m’ha tingut atrapat des del minut un i fins a un final que no desvetllaré. Difícil el personatge pels canvis de rol que comporta i que Sandra Monclús interpreta extraordinàriament. A mi m’ha semblat interessantíssim i si us animeu fins al dia 29, es pot veure.

    23/07/2018

  • 12345

    s

    Si te esperas una entrevistadora ,sin agallas,dura y cruel en la eliminacion de los trabajadores,exponiendoles sus miserias o puntos debiles……o este no es el texto o la obra flojea,pq no transmite esa dureza y perversidad de la opresion al trabajador que ejerce la fabrica…..floja,floja…..si shenzen es el infierno para muchos de ellos,la actriz que ejerce de entrevistadora es floja y muy suave en tono y maneras…poco creible…..

    22/07/2018

  • 12345

    MARCO CORDERO

    Una fantastica y deslumbrante Sandra Monclus lleva al cabo en tiempo real un juego a eliminación directa, guiado por unas normas cuya lógica es asombrosa y absolutamente inquebrantable y con matices totalmente inesperados que dejan desarmados no solamente a los trabajadores que se están jugando su puesto de trabajo sino el publico también

    Perfecta en su papel de alta funcionaria, dominante, fría, despiadada, sonriente, severa, implacable, la protagonista lleva al cabo su tarea con esa normalidad y esa perspectiva unilateral en la que la empresa es lo que importa y todo lo demás es efecto secundario asumible, sea ello una caída de sueldo o una despedida….

    Espectáculo en el espectáculo, la selección de los 4 trabajadores es un juego y show a la vez, y ella la presentadora a la que aparentemente ni le va ni le viene hasta un final totalmente a sorpresa

    Escenografía sencilla, un ring de boxeo o una plataforma de juego televisivo, sencillo como la lógica que lo rige y tonos de juego televisivo, juego que es realidad, con la “final solution” que elude toda expectativa

    No hay piedad, no hay salvación, nadie lo hace bien, nadie lo hace como la empresa quisiera que se hiciera, todos juicio aparente es falso si contrastado con la lógica d ella producción, no hay nombres, solamente números, no hay caras, solamente hay “obrero/as genérico/as, hay trampas cuyas soluciones se escapan realmente a todo sentido común y dejan desarmados por su estremecedora obviedad

    Seres humanos como engranajes, prescindibles y rapidamente substituibles, números intercambiables, casillas a rellenar

    Equilibrado, nunca excesivo, pero con ritmo, genera expectativa y emociones, participación y piedad, brillante

    07/07/2018