Todo lo que necesitas para ir al teatro

Wajdi Mouawad: «No es la guerra lo que me empuja a escribir, sino leer autores como Mercè Rodoreda»

22 juliol 2017

r

Aprovechando la estancia de Wajdi Mouawad el Festival Grec, donde presenta su bilogia Desde Mourants, Oriol Broggi hay conversado este sábado por la mañana en la Biblioteca de Cataluña. El idilio entre La Perla 29 y el autor libanocanadiense se mantiene vivo.

Expectación en la Biblioteca. Un rato antes la hora de inicio, y media del mediodía, el público ya se acumula en la puerta. Una vez dentro, el público fiel de la compañía se mezcla con editores, actores y directores. Clara Segura, Cristina Genebat, Marcia Cisteró, Clara de Ramon, Ernest Villegas, Ramon Vila, Xavi Ricart, Eduard Farelo… Muchos de los actores que han hecho posible la puesta en escena de sus obras en Barcelona sientan juntos para escuchar las palabras del autor. Durante la charla, se verá más de un embelesado. No son los únicos, vemos también la actriz Emma Vilarasau o la directora de La Villarroel, Tania Brenlle, además, claro, del director del Festival Grec, Francesc Casadesús.

Oriol Broggi comienza dejando claro que, a pesar de que se ha enunciado como una conversación, tiene claro que el público “ha venido a escuchar Mouawad”. “Intentaré hablar lo menos posible”, dice. Eso sí, antes reconoce una vez más la admiración por el autor: “me gustaría escribir como tú. En tu teatro no hay nada superfluo, todos los elementos que intervienen son absolutamente necesarios”. Mouawad, ya al final del encuentro, le devolverá los elogios: “Broggi es un buen amigo. Un buen amigo desconocido, porque sólo nos hemos visto tres veces, pero que pienso que conoce casi mejor que yo mi obra, porque puede poner distancia y yo no”. Una relación que sólo tiene con otro director, reconoce, el mexicano Hugo Arrevillaga, que como el catalán ha dirigido tres obras.

Antes de pasar la palabra, el director de La Perla 29 explica que en la Biblioteca de Cataluña se han podido ver numerosas obras del libanocanadenc: Incendios, Bosques, Cielos, Un obús en el corazón, además de una lectura de fragmentos de su novela Alma, y que sólo ha sido necesario cruzar la calle, hasta el Romea, para ver Litoral. “Siempre que estrenos una obra, pido a mi equipo que la venga a ver y me dicen que son muy buenas”, le dice el autor.

«LA DIFERENCIA DE MIS OBRAS CON LAS TRAGEDIAS GRIEGAS O SHAKESPEARE ES QUE MIS PERSONAJES NO SON REYES NI TIENEN RESPONSABILIDADES»

Se ha dicho y repetido que Mouawad es el rey de la tragedia contemporánea. Él reconoce que no ha inventado nada. “Incluso los griegos partían de un lugar común. La diferencia con sus obras o con Shakespeare es que mis personajes no son reyes ni dioses; no tienen responsabilidades en el mundo “. Mouawad habla y se expresa como lo hacen sus obras: evocando muchas imágenes. “Para explicar mi escritura, me gustaría que imaginareis una carretera sin asfaltar, una gran asfaltadora y una hormiga. Nosotros somos la hormiga, la asfaltadora es la historia. Estamos avassallats por las guerras, las epidemias, conflictos ecológicos y las injusticias. Nos aplastan. Cuando escribo lo que intento es encontrar la relación entre aquellas pequeñas cosas de nuestro día a día, los problemas familiares o para pagar el alquiler, y la historia. Entre la hormiga y la asfaltadora “.

«CUANDO SALGA DE AQUÍ COGERÉ UN TAXI PARA IR A LA PLAZA DEL DIAMANTE»

“Cuando te leo me dan ganas de escribir”, dice Broggi. Qué es lo que ha hecho que Mouawad se dedique al teatro o la literatura? Contrariamente a lo que podría parecer, el autor asegura que no ha sido la guerra o conflictos de su país de origen, sino la literatura. “Me pasa exactamente como tú. El arte llama al arte. Leer libros como La plaza del Diamante de Mercè Rodoreda es lo que me hace escribir “. “Sólo salir de aquí, cogeré un taxi para ir a la Plaza del Diamante. Quiero verla”.

«EL LÍBANO NO HAY TRANSMISIÓN DE LA HISTORIA ENTRE PADRES E HIJOS POR CULPA DE LA VERGÜENZA»

Sin embargo, es cierto que Mouawad, una vez se pone a escribir, necesita relatar todo lo silenciado en el Líbano y su búsqueda de la identidad. “La generación de mis padres no nos ha transmitido nada por culpa de la vergüenza. Se han cometido muchos crímenes, se ha asesinado, pero no quieren explicarlo. No quieren recordar, sino construir de nuevo. Lo que nos dicen es que no pensamos. Sienten la vergüenza de una mujer que ha sido violada “. Su generación, dice, tiene muchas preguntas, pero se encuentra en medio de dos generaciones que lo viven muy diferente. “Mis hermanos pequeños no saben nada. Como artista creo que tengo que hacer lo que los políticos no hacen y explicar estas vergüenzas. En el Líbano, los políticos son culpables de muchas muertes y hay que decirlo “.

«PENSABA QUE, AL TEATRO, TODOS QUERÍA EMOCIONAR. VER QUE PODÍA SER UN DEFECTO ME PROVOCAR UN CHOQUE »

“Hasta los 20 años pensaba que todo el mundo quería ser artista y que, quien trabajaba de otra cosa, es porque no lo había conseguido -reconoce-. Del mismo modo, pensaba que, al teatro, todo el mundo quería emocionar. Después vi que, por alguna gente, esto puede ser un defecto y me provocó un choque “. Esto le llevó a reflexionar cómo, durante el siglo XX, “las dictaduras de Mussolini, Stalin o Franco utilizaron excesivamente la emoción” y como, consecuencia, se pudiera ver la emoción “como un peligro”. “Es por eso que creo que el s.XX se ha escrito más sobre la caverna que sobre las sombras de la caverna. Me interesa ver cómo podemos volver a emocionar, y qué pueden hacer los jóvenes para que esto sea así “.

«MI PROCESO CREATIVO ES LARGO. PUC tardó seis años EN LLEVAR A ESCENA UNA OBRA »

Llega la hora de acabar, pero antes se abre el turno de preguntas. Un espectador le pregunta como le vienen a la cabeza sus historias. “Son como fantasmas, apariciones. Puedo estar caminando y que se me aparezca un personaje delante. Una mujer con un hueso en la cabeza, como Bosques, por ejemplo. Es como un enamoramiento. Te gusta, pero todavía no sabes casi nada. Poco a poco vas sabiendo más y creando el resto de personajes. En mi caso es un proceso lento. Puedo estar hasta seis años para llevar a escena una obra. Además, antes de dejarla escrita cojo los actores y hablamos. Después de este proceso colectivo vuelvo a escribir durante dos meses, pero como puede ser que el texto se convierta en una obra de 7 horas de duración, después me toca recortarlo hasta encontrar una duración adecuada “. “Esta es una respuesta, muy por encima, del proceso creativo”, le dice Mouawad al señor que ha hecho la pregunta. Sin embargo, ha pasado un cuarto de hora. Sus explicaciones son largas y están llenas de detalles, como sus obras. No hay tiempo para hacer más preguntas, pero el público aplaude agradecido y satisfecho del rato compartida.

DE LA POLÉMICA A UNA RELACIÓN APACIBLE

A la salida encontramos un puesto de Edicions del Periscopi, que ha editado Ànima y la trilogía La sangre de las promesas y folletos con un 50% de descuento para las obras del Festival Grec. Casadesús anima a ir o regalar el descuento a familia y amigos “para poder reventar la sala”. Servidora siempre ha tenido la sensación de que quien llena plateas en Barcelona no es Mouawad, sino Clara Segura, Julio Manrique, Oriol Broggi o La Perla 29. Y es que cuando Mouawad ha presentado sus propias producciones, no ha conseguido ni mucho menos el mismo fervor del público.

De hecho, su relación con Barcelona no siempre ha sido tan apacible como parece ahora. En 2011 se negó a representar una de sus obras, Desde femmes, que estaba programada en el Grec.El Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB) vetó uno de los actores del reparto, Bertrand Cantat. El cantante francés había sido condenado por el asesinato de su pareja, la actriz Marie Trintignant. A pesar de que ya había cumplido la condena penitenciaria, el ICUB -y muchas voces que hicieron presión- consideró que era necesario “un gesto de sensibilidad hacia las mujeres que han sufrido violencia de género”. A pesar de que el Festival de Aviñón o Montreal el autor y director aceptó sustituir el actor, amigo personal suyo, en Barcelona se negó. La obra, para más inri, tenía las mujeres como eje central. Pero como dice el mismo Mouawad, hay quien prefiere no hablar de los conflictos y salir adelante sin recordar.

Texto: Mercè Rubià / Fotografía: Pili Redondo

Únete gratis a Teatre Barcelona

Creando tu usuario disfrutarás de sorteos y promociones, podrás valorar espectáculos y dejar tus valoraciones, acceder al CalendarioTB con toda la programación y recibir nuestro Newsletter semanal con toda la actividad de la ciudad de Barcelona.


Comentarios

Sé el primero en dejar tu comentario.

Deja tu comentario

Tienes que estar registrado para poder comentar. Puedes registrarte aquí, o puedes entrar a continuación: