'Quema la memoria', un diálogo entre Paula Bonet y Ramón Rodríguez, llega a La Villarroel

Redacció

La Villarroel ha presentado a los medios, dentro de la programación de la Temporada 2019/20 del ciclo el Offlavillarroel, Quema la memoria, una producción de Ramón Rodríguez i Paula Bonet, con la colaboración de la sala. Se trata de la puesta en escena del cancionero ilustrado del mismo título. Es, probablemente, el trabajo más personal de la pintora y escritora y el músico de The New Raemon.

Tania Brenlle, directora artística de La Villarroel, se ha mostrado entusiasmada de presentar «Un proyecto muy especial. Un diálogo entre la Paula pintora y el Ramón músico. También muy especial por cómo me llega el proyecto. A través de Elisenda Roca que me habló de él y yo soy muy fan del trabajo de Paula y Ramón que ya hizo la música de La Pols que también se presentó aquí».

Sobre la combinación de disciplinas artísticas, Paula Bonet cree que «es un error separar disciplinas. Escritura, pintura y música. Este espectáculo solo existe mientras lo estamos creando en el escenario. Lo más importante para nosotros es el proceso. El diálogo que mantenemos en escena. Lo que hay de arriesgado es que compartimos este diálogo, incluso las dudas que nos surgen. La imagen muta y acompaña la voz y la música. Si la voz de Ramón tiembla, mi voz tiembla. Sí él canta más pausado, mi voz también». Paula también destaca el hecho de que «Ramón está acostumbrado a tener público pero yo no».

Ramón Rodriguez por su parte apunta que «Ni siquiera ensayamos. Vamos juntos al bolo y surge en escena, de repente surgen cosas. Es diferente para mí también porque hay una pantalla, el público se concentra en la pantalla y eso me permite concentrarme en la música y la emoción es más pura». También ha destacado la colaboración del escenógrafo Alejo Levis «que ha hecho un diseño con tonos oscuros. También jugamos con el sonido cuando Paula lava los pinceles, rompe el papel… Dependiendo de la respuesta del público también cambia la interpretación de la música».

Paula Bonet añade: «La paleta de colores no muta en cada función. Lo que muta son los matices. En este caso no hay obra acabada. La respuesta del público también me influye para actuar de una forma uno otra».

Artículos relacionados
Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario