La Re-sentida: "La izquierda chilena está volviendo a matar Allende"

Mercè Rubià

La compañía chilena La Re-sentida lleva el Festival Grec su crítica mordaz a las izquierdas y la política actual con La imaginación del futuro. Una ficción transgresora y políticamente incorrecta que descontextualiza la historia de su país para romper sus tabúes y desacralizar-la. La obra ya ha pasado por Berlín, Aviñón, Singapur, Amsterdam, Toronto, Hanover y Miami.

TEATRE_BARCELONA-la_imaginacion_del_futuro-REVISTA_1

Empezamos por lo que no es. La imaginación del futuro no es un homenaje a Salvador Allende. Su director, Marco Layera, lo deja claro para ir con esta idea puede llevar -como les ha pasado en Chile- muchas decepciones o críticas (como Aviñón, donde los franceses aún tienen Allende como icono referente de la izquierda ). Y ahora lo que es: una crítica a la izquierda chilena que «está dando la espalda al pueblo ya los ideales», y así, «está olvidando su legado y volviendo a matar a Allende». La figura icónica del presidente es, pues, «una excusa» para hablar sobre la clase política actual, en un país que vive «la peor crisis institucional desde la dictadura», porque «se ha descubierto que la izquierda de Bachelet está siendo financiada por empresas de la derecha cercana a Pinochet», aseguran.

«…Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición». Con el último discurso de Allende, grabado justo antes de su suicidio y durante el ataque de aviones y tanques del ejército en el palacio de La Moneda (aquí a ritmo de reggaeton), comienza el espectáculo. Vemos la mesa del presidente y un grupo de modernos ministros llegados del presente para intentar asesorar Allende, salvar su gobierno y que el país ahorre los diecisiete años de dictadura de Pinochet.

La tercera obra de La Re-sentida, pues, no es tampoco historicista ni pretende la verdad histórica. Es una ficción donde se descontextualiza la historia para empuñar armas como el sarcasmo, la crueldad, el absurdo y la ironía. Y es que estos jóvenes, nacidos en los 80, han crecido considerando Allende «un mártir», pero creen que hay preguntas que deben plantearse, cuestiones como si su sueño fue viable o si el país estaba preparado para asumirlas el. «La obra genera reflexión y discusión, por lo que debe servir el teatro», deja claro Layera.

TEATRE_BARCELONA-la_imaginacion_futuro-REVISTA_2

La Re-Sentida trata temas que les afectan y inquietan como generación. Su primera obra fue Simulacro, con un subtítulo provocador: 200 años de independencia y nada que celebrar. Una crítica contra los medios de masas y los aparatos ideológicos del estado «que se unen para hablar de los avances económicos de Chile y nuestros héroes bélicos». Un discurso de nación triunfadora, donde la construcción de las identidades -dicen- tiene como base el consumo y no la memoria colectiva del país.

El título de la segunda tampoco se queda corto: Tratando de acero una obra que cambie el mundo (el delirio final de Los últimos románticos). O, como explica Layera, una reflexión sobre lo que significa ser artista en esta sociedad desde las contradicciones de su generación. «Obedecemos una herencia cultural (filosófica y ética) que parece que no concuerda con la realidad de nuestros tiempos», dicen. Y es que a pesar de que le otorgan una «gran responsabilidad política» al hecho teatral y les gustaría pensar que «las ideologías no han muerto», saben que pertenecen a una generación «sin causa y convicciones permeables». Pueden sostener pues, que el peso de la posmodernidad no ha caído a sus espaldas? Ahí está la cuestión.

Texto: Mercè Rubià / Fotografías: La Re-sentida

 

Escrit per
Mercè Rubià TWITTER

Periodista. Teatrera. Enamorándome de la danza y del circo. Advertencia: Si la mayoría de mis recomendaciones tienen muchos aplausos no es por falta de criterio (que quizá también), si no porque prefiero hablar de las obras que me gustan. Muy lejos de querer hacer (o ser) crítica.

Artículos relacionados
Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario