El ocaso de un actor, a partir de textos cómicos de Chéjov

Andreu Rami

Los dramas de Anton Chéjov (Rusia, 1860 – Alemania, 1904) se han representado mucho en los escenarios de Barcelona. Sin ir más lejos, esta temporada podremos ver L’hort dels cirerers con Carmen Machi en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC). Sin embargo, Carles Alfaro propone una nueva visión del artista, fruto de la investigación en profundidad en los textos menos conocidos del dramaturgo ruso. L’últim acte, que se estrena en el Teatre Goya bajo la producción de Focus, adapta cartas, cuentos populares y relatos humorísticos que el autor publicó en la prensa bajo el pseudónimo Antoixa Txekhonté, con otros textos teatrales cortos (Els danys del tabac, L’ós, El cant del cigne). «La mayoría provienen de la primera etapa de Chéjov, donde demuestra ser un gran amante del teatro y de los camerinos. Le fascinaban los actores y le encantaba estar entre bambalinas», afirmaba Alfaro, gran conocedor de la obra del ruso, quien ha concebido con Enric Benavent este patchwork literario.

El espectáculo se aleja del dramatismo que se adjudica a Chéjov gracias a un enfoque del lenguaje «tanto lúcido como lúdico», donde Alfaro y Benavent afilan la sátira, el humor y la poesía del autor para constituir un homenaje al oficio del actor y al sufrimiento del ser humano. «La comedia se basa en el drama», apuntaba Alfaro, «y la comedia es pura antropología: nos encanta reír del sufrimiento y la desgracia del otro«. «El autor hace que aquello que parece muy trágico sea luminoso, en el momento que los personajes reconocen sus errores y se  dan cuenta de que hay una salida a sus problemas». La ironía supondrá para los actores una herramienta clave para digerir con humor la tragedia: «es un gesto de la inteligencia para admitir cosas insoportables de este mundo».

El ocaso de un gran actor

El espectáculo gira en torno a Vassili (Francesc Orella), un exitoso actor septuagenario, quien después de recibir un gran homenaje a su pueblo natal con presencia de todas las autoridades y vecinos, queda encerrado en el teatro, abandonado por los mismos que le habían halagado poco antes. Al cruzar el escenario desierto en plena noche, encontrará tres musas (Nina, Bárbara Granados, Cristina Plazas), unos seres mágicos que habitan los teatros cuando el público ya no está. Estas figuras femeninas constituirán «un juego divertido, patético y cruel que llevará al actor, que enfoca su ocaso, por caminos de su pasado y de su presente, hacia un viaje patéticamente iniciático», según palabras del mismo Orella.

L’últim acte aborda temas como la realización personal o cómo un actor puede separar la faceta pública de su mundo personal, los afectos y el amor. «Vassili es un actor que no ha parado de rehuir cosas que son elementales, vive sin familia, padres ni hijos, sin compañía, sol, a pesar del éxito». «No es una historia tan extraña en el mundo de los actores, que son personajes públicos y a menudo no saben diferenciar entre qué es urgente y qué es importante», comentaba el director.

Para Orella, Chéjov fue «un gran observador del comportamiento humano, capaz de retratar personajes con una dimensión brutal, tiernos y dramáticos, con sus miserias y grandezas». El actor, que disfruta de un momento profesional dulce después del triunfo a escala mundial de la telesèrie Merlí, el éxito reciente del espectáculo ART, y el reconocimiento unánime del público y de la profesión, añade que la situación del protagonista y los temas que trata, como soledad, el amor, la relación con el público o la gestión del éxito «lo interpelan directamente» y que «hacerla es muy terapéutico».

La música jugará un papel fundamental, gracias a la musa que encarna Bàrbara Granados. «Chéjov tiene un sentido lírico muy importante en el habla, es un maestro del silencio y de la pausa, y es un precursor de añadir a los textos sonidos lejanos y evocadores». Granados hará uso de instrumentos poco convencionales como copas para llevar a los espectadores allá donde no llega la palabra: en un mundo poético y abstracto que conecta directamente con las emociones.

Artículos relacionados
Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario