El Mercat de les Flors da la cara. Así es su nueva temporada!

Ruben Garcia

Tras los espectáculos y los grandes nombres hay un trabajo paciente y metódica. En danza, acompañada siempre de un mantenimiento físico imprescindible. La conversión del Mercat de les Flors en la casa del artista, con la apuesta que la dirección de Àngels Margarit está haciendo para que se convierta en centro de creación, de residencia; da respuesta a la necesidad que tiene el sector de superar la lógica producción-consumo para pasar a la idea de asociación y acogida en el tiempo. Así que el lema de la temporada no podía ser más apropiado: «Ahora ponemos cara«, explicaba durante la presentación de la temporada.

4 creadoras catalanas

La selección que presentamos quiere, precisamente, remarcar este tejido que el principal teatro de danza del país está configurando con las creadoras y los creadores del país.

Marina Mascarell: de la diáspora en la ciudad

Abrirá temporada con Orthopedica corporatio. Artista asociada del Mercado desde hace tres temporadas, supimos de su intensa proyección internacional, mientras que aquí prácticamente era una desconocida. Un fenómeno muy usual en danza. Mascarell estreno esta pieza donde reflexiona sobre la Diversidad y nuestra relación con los objetos, con un grupo de bailarines de diversas edades y con todo de plásticos, hilos, tubos, y trastos unidas a sus cuerpos.

Guy Nader y María Campos: de Barcelona al mundo

Made of Spacees el nombre de su última genialidad. No se puede calificar de otra manera. Son una artistas vinculados con el Mercado a través del programa Cèl·lula, que facilita la creación de piezas de mediano y gran formato. Fieles a su lenguaje, a la precisión y el estudio de la relación entre el espacio, el tiempo, la danza y el cuerpo de los intérpretes; han vuelto a componer una sinfonía coral llena de matices, fisicalidad, delicadeza y compromiso coreográfico.

Núria Guiu: del estudio a la acción

Se hizo conocida entre nosotros después de plasmar en el escenario su tesis sobre la comunicación actual a través de las redes: Likes. Y luego con el fenómeno yogui: Spiritual Boyfriends. Inicia residencia en el Mercado hasta 2023, incluido, y estreno esta temporada una pieza nueva con una observación de cerca de la app de moda: TikTok, donde más que nunca los cuerpos son observados y al que ha dado un título bien explícito: Cyberexorcisme.

Aina Alegre: desde París

Y otro acierto y acuerdo para dos temporadas lo que han hecho con esta coreógrafa. En la base de sus trabajos, la cultura popular y tradicional de su Vilafranca de origen en conexión con la danza contemporánea. La nuit, nous autres planteada como una fiesta desbordada de repetición, fascinación y tinieblas; donde la intimidad termina ganando a la multitud. Y Rauxa, ideada como un diálogo con la música electrónica en directo y la libertad expresiva baile.

3 propuestas destacables

Más allá de este extenso capítulo de las obras donde el Mercado da la cara, con su apoyo; hay otro ámbito en el que también demuestra las ganas de contribuir a la reanudación tras estas dos difíciles temporadas pasadas en pandemia. De modo que las obras que llegan a la ciudad desde fuera, sin ser muchas, son destacables. Os queremos resaltar tres:

In C

de Sasha Waltz

La creadora alemana vuelve con una reciente composición en la que insiste en la investigación sobre danza y música. La pieza parte de la obra homónima de Terry Riley, estrenada en 1964 y considerada la primera obra de música minimalista. Improvisación y estructura; dinamismo y movimiento.

Mercedes máis eu de Janet NovásMercedes Peón

La propuesta, premio de la crítica de danza de Cataluña 2020, es una pieza de largo recorrido entre la bailarina y la música gallegas. Una insólita encuentro entre dos mundos a priori sin conexión y que multiplican de buena manera cuando se ven juntas en escena.

Constelación de Deborah Hay

Tras dos aplazamientos, por fin, podremos ver la Constelación, o el ciclo, Deborah Hay. Se trata de un total de cuatro obras que permitirán tener una visión general de la creadora. Figure a sea, bailada por la compañía sueca Cullberg, es el plato fuerte. Con un intenso componente minimalista, la compañía prueba de traducir la música en coreografía. Se trata de una obra que se representa con un mínimo de catorce intérpretes en escena y hasta diecisiete.

Naturalmente, en una selección de inicio de temporada, siempre quedan títulos que también merecerían la atención. Sin embargo, tenemos toda una temporada por delante para ir profundizando en todos ellos. Consulta tota la programació del Mercat de les Flors aquí.

Una artículo de Jordi Sora y Domenjó / @escenadelamemoria

Artículos relacionados
Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario