Una lluita constant

5/12/2018

Teatro político que no politizado, que te hace pensar sin decirte qué has de pensar.

La Ruta 40 tras abordar la creación de la memoria (Cúbit), apela a ésta renunciando a la ficción para adentrarse en un teatro documental que no se queda en mostrar sin más, con dirección de Carlota Subirós. A través de fragmentos de documentales revivimos episodios de reivindicaciones y revoluciones, desde mayo’68 hasta ahora mismo. El auge y caídas cíclicos de las luchas populares, sean obreras, raciales, de acceso a la vivienda, de libertad sexual… También el peligro de perderse en cómo organizar la revolución en vez de hacerla. Y denuncias que se formularon hace 40 años y son tristemente vigentes.

Alberto Díaz, Albert Prat, Alba Pujol y Maria Ribera ponen voz a las imágenes (con etéreos y musicales momentos de pausa), ciñéndose a la literalidad de parlamentos, proclamas y debates. Nos trasmiten la fuerza de la gente normal, de quienes creyeron en la lucha, sus dudas, rabia, firmeza, la derrota… Y esta Verdad nos llega y cobra vida más allá de la literalidad de las palabras gracias a las interpretaciones, que interpelan directamente a la conciencia, el intelecto y, por qué no, el corazón.

Uno sale triste o esperanzado: o las revoluciones están destinadas a ser derrotadas o bien cada lucha ha sido un ensayo para aprender y volver a intentarlo.

La puesta en escena nos hace sentir parte de los debates,rodeados de libros, con los intérpretes sentándose a nuestro lado pro momentos, dirigiéndose directamente a nosotros con la fuerza de la honestidad de proclamar en lo que se cree.

En resumen: una propuesta valiente, retadora, exigente, rabiosamente actual con la inteligencia de no ser groseramente explícita, de reflexión sobre qué mundo queremos y qué vamos a hacer para conseguirlo. Las interpretaciones consiguen que la carga intelectual y sociológica no se pierda en el campo teórico sino que las vivamos desde la verdad y de forma asequible. Y reflexiones para cuando acaba la obra, que incita al debate y a cuestionarse todo, empezando, quizá, por cómo llevar a cabo el siguiente episodio de la lucha constante.


Todo lo que necesitas para ir al teatro

Una lluita constant

Una lluita constant

El activismo político es el tema escogido papel proyecto de investigación y creación escénica de La Ruta 40, compañía residente de la Sala Beckett la temporada 2018/19 y la directora de escena Carlota Subirós. Una lluita constant  es un espectáculo que quiere investigar varias épocas históricas buscando momentos significativos de discusión colectiva en la lucha para transformar el mundo.

Sinopsis

L’obra és un circuit lliure i complex entre un material d’origen documental i la seva recreació escènica, generant espais de reverberació i de qüestionament que interpel·lin directament l’experiència del públic. Contraposant posicionaments, en l’efervescència i en el cansament, en l’exaltació dels moments excepcionals i enmig del brogit del dia a dia, l’espectacle busca resseguir els fils d’un impuls irrefrenable, que canvia incansablement d’escenaris al llarg de la història, però que reapareix i es reformula cada vegada com una acció contínua, de generació en generació.

Vídeo

Valoración colaboradores


Valoración espectadores

Sé el primero en dejar tu valoración.

Artículos relacionados