Todo lo que necesitas para ir al teatro

Mares i filles: Los vínculos maternofiliales

Mares i filles
19/04/2015

Cada vez es más habitual encontrar musicales originales de autores catalanes en los escenarios de Barcelona, lo cual es muy buena noticia para el estado de salud de nuestro teatro. Enmarcado, como es más frecuente, en el género de pequeño formato, Mares i filles es un espectáculo tierno, minimalista y muy personal nacido de la música compuesta por Clara Peya. Sus dos protagonistas, Nina y Mariona Castillo, interpretan, con una honestidad brutal y un dominio apabullante de la técnica vocal, diferentes episodios de una intensa relación maternofilial. El montaje, con libreto y dirección de David Pintó, consigue cautivar con su sencillez y el dramatismo de momentos bastante universales con los cuales cualquier persona se puede sentir identificada. A pesar de esto, y de sus interesantes pasajes de carácter más simbólico, la propuesta es, en general, más emocional que narrativa o, dicho de otro modo, contiene más drama que conflicto. Su afán para representar a todas las madres y las hijas, en cierto modo, resta concreción a la historia. Por lo tanto, dado que no tiene espacio argumental para desarrollarse, el relato se hace corto y puede saber a poco. Por suerte, las canciones, ejecutadas con sólo un pianista en directo, son muy bonitas, delicadas e, incluso, deliciosas de escuchar. Además, Nina consigue transmitir con su voz un amplio abanico de sentimientos del cual resulta imposible escapar. Sólo por este viaje, ya vale la pena acercarse a verla.

← Volver a Mares i filles