Los niños oscuros de Morelia

9/01/2019

Los oscuros juegos de la memoria

Un hecho real. Un barco cargado con más de 450 niños, hijos de republicanos, humildes unos, señoritos los otros, camino de un internado en México. Huyen de la Guerra Civil, del otro bando, de las 3 Españas (gran y olvidado concepto, el de los atrapados en medio de radicalismos), en algunos casos parece que incluso forzados ante reticencias de sus padres. El exilio siempre es una tragedia. Ni espera la tierra prometida ni la vuelta será fácil. El viaje en sí mismo suele ser dramático. Ese barco se dirige a un futuro que ya vislumbran será tenebroso.

En un camarote cerrado por dentro, con una bañera como único elemento a disposición de su imaginación, dos niños comparten juegos siniestros y es que los niños tienen la virtud de exorcizar lo malo –abusos, ejecuciones, traiciones, la guerra…- jugando. Los juegos se suceden y así vamos conociendo sobre todo a uno de ellos y sus circunstancias. Quieren jugar, se obligan a ello, se pelean, se atraen, se cuentan secretos ya repetidos… Y siempre presente, una maleta cerrada que encierra el futuro. El futuro en un internado donde no los recibirán con los brazos abiertos sino al revés: no dejan de ser refugiados que huyen para llegar a donde no los han llamado. Y esa segunda parte, la de la vida en el orfanato, apunta también a tan apasionante, oscura y trágica como lo fue el viaje. De hecho, sales con ganas de saber más de ese epílogo.

Hay un juego oscuro de seducción y repulsión. De olvido y memoria. De pasar página pero no olvidar. O de olvidar para recordar, en este texto de Albert Tola (Sarab) que supone el debut en la dirección de la intérprete Elena Fortuny (Un disgust danès, Històries d’Istanbul). Impecables sonido, iluminación, movimientos e interpretaciones de Rodrigo García Olza y Lluís Marquès (se alterna con Marc Pujol).

En resumen: propuesta íntima, poética, oscura, cierta y con toques de humor para aliviar la tensión que va creciendo y creciendo, como la oscuridad que envuelve a estos niños. Lo cierto es que no es otra historia más de la Guerra civil, un episodio histórico sin más –entiéndaseme bien- sino sobre la memoria y cerrar puertas sabiendo qué queda atrás.


Todo lo que necesitas para ir al teatro

Los niños oscuros de Morelia

Los niños oscuros de Morelia

Los niños oscuros de Morelia es una pieza de la compañía Nigredo. Dos adolescentes se evaden con juegos fantasiosos y mortales en un barco lleno de niños exiliados de la Guerra Civil Española que navega hacia la ciudad de Morelia, México.

Sinopsis

Durante la Guerra Civil Española, en un barco lleno de niños exiliados que navega hacia la ciudad de Morelia, México, dos adolescentes celebran juegos mortales para intentar evadirse del contexto a través del fantasioso y macabro mundo que han creado entre los dos.

En los juegos, surge la terrible cotidianidad de la vida de los 454 niños del barco, así como, a través de un oscuro mecanismo, la premonición de lo que les espera: malos tratos, las cartas de los padres arrepentidos, las historias de las víctimas del director del internado, un hispanófilo que odiaba la República.

Durante estos juegos, poco a poco, las verdaderas necesidades e intenciones de los dos chicos reclaman su espacio.

Vídeo

Fotos

Los niños oscuros de MoreliaLos niños oscuros de MoreliaLos niños oscuros de Morelia

Valoración colaboradores


Valoración espectadores

  • elvira franch
    12345

    «Los niños oscuros de Moreila» d’Albert Tola, al Teatre Tantarantana a càrrec de la Cia Nigredo, dirigida per Elena Fortuny i interpretada per Rodrigo García Olza i Lluís Marquès que alterna tres representacions amb Marc Pujol. Aquest últim és qui la va estrenar a Madrid tenint un considerable èxit.
    Una obra que ens parla de 456 infants i adolescents, la majoria fills de republicans, que des de Barcelona van ser enviats a Mèxic durant la guerra civil espanyola. Els seus pares mal informats i moltes vegades quasi obligats van haver de deixar els seus fills amb la promesa que un cop acabada la guerra tornarien amb ells. Res d’això es va complir i els infants van patir les penalitats de passar un llarg viatge, passant gana, maltractaments i abusos; i una vegada a Moreila van ser portats a un orfenat a on molts d’ells van morir de malalties contagioses, de gana i de la repressió que el franquisme, malgrat estar molt lluny, es projectava cap a ells.
    La proposta ens posa en la pell de dos nois, de molt diferents estatus, que es troben en aquest amarg viatge. Per suportar la soledat i totes les penalitats i adversitats, s’inventen jocs fantasiosos, algunes vegades tornen a reviure escenes viscudes anteriorment, unes d’altres són fantasies macabres o jocs premonitoris del que ben segur passaran.
    En l’escenari hi trobem una banyera que serveix per imaginar-nos el gran vaixell i també serà el lloc per trobar-se els protagonistes per jugar a mil coses i inventar-se mil situacions. Una maleta ens recorda el llarg viatge però també tots els records i totes les vivències que aquests nens porten damunt seu. I al fons una porta que és un mirall, una porta que pot ser la profunditat del mar o la porta cap a noves esperances o frustracions.
    No és casualitat que les escenes passin en un viatge en vaixell entre dos continents, ja que l’autor ens vol fer reflexionar metafòricament sobre els dos bàndols de la guerra espanyola: la republicana i la franquista i fins i tot vol fer reconsiderar les conseqüències d’aquella guerra que actualment encara viuen moltes famílies i la societat en general.
    Unes molt bones actuacions i un argument colpidor, que està tractat amb moments d’humor i d’altres més dramàtics però sense sentimentalismes, sinó com el joc que els mateixos nens s’inventen i que moltes vegades forçosament han de jugar a la vida real. Els acompanyen sons i cançons d’una època i unes situacions que no hauríem d’oblidar.

    20/01/2019

Artículos relacionados