Todo lo que necesitas para ir al teatro

La Monyos: La triste (y musical) historia de la Lolita

La Monyos
1/01/2015

Continúa el Teatro del Raval, poco a poco y con acierto, labrando toda una reputación de sala especializada en musicales de pequeño formato y creación propia con no muchos competidores de similares características en la ciudad. Tras el éxito de La vampira del Raval ya hace tres años y de intentar repetir la jugada de mezclar canciones y truculencia con L’esbudellador de WhitechapelLa Monyos plantea un drama humano menos morboso pero volviendo a incidir en el elemento local del barrio donde está situado el mismo teatro. Dirigida por Empar López, la obra trata la triste historia de la Lolita (la Monyos), una popular vecina de la Barcelona de 1910 que alegraba la vida de la gente cantando o recitando poemas por la Rambla de las Flores y que, al mismo tiempo, escondía un fuerte sentimiento de culpa por hechos del pasado. La idea original está muy bien encontrada, así como la elección de una magistral protagonista, Teresa de la Torre: mágica, tierna y perfecta para este papel. Igualmente, la composición y dirección musical es excelente, al nivel de algunas piezas del off-Broadway. Desgraciadamente, la dramaturgia del montaje falla estrepitosamente, no consiguiendo mantener la tensión dramática ni el interés con una exposición pesada, lenta y mal calibrada. En las dos primeras escenas, el público ya obtiene toda la información del relato que, durante los siguientes 100 minutos, se irá repitiendo con explicaciones innecesarias, reiteraciones y subrayados que no dejan ningún espacio al misterio o la imaginación. Es una verdadera lástima porque el espectáculo lo tenía todo para ser una joya. Pero la gran calidad del repertorio parece que ha prevalecido por encima del tiempo narrativo que se dedica, básicamente, a mover los personajes de un número a otro hasta la conclusión final. Esto no impide que también haya hallazgos espléndidos, como la división psicológica de la protagonista en dos actrices que, sin embargo, no salvan las carencias antes mencionadas.

← Volver a La Monyos