Frankenstein: La responsabilidad que conlleva crear vida

Frankenstein
22/02/2018

El clásico de Mary Shelley llega al TNC con una adaptación del texto a manos de Guillem Morales y bajo la dirección de Carme Portaceli. Se trata de una adaptación muy personal que lleva a la creación de Mary Shelley a un viaje mucho más filosófico y emotivo que en la obra original. El texto se centra mucho más en la trayectoria vital de la creación del doctor Frankenstein tras su abandono (véase la importancia que toma De Lacey, que aquí se trata de un mentor y de un verdadero padre para la criatura) y en la problemática ética y moral que supone la creación (¿Cómo debe comportarse un creador respecto a su creación?, ¿Qué es lícito y que no cuando se actúa con relación a algo que uno mismo ha creado?).

Este montaje presenta a Àngel Llàcer encarnando a Victor Frankenstein y a Joel Joan como la creación de este. Ambos actores (pese a lo que pudiera parecer) encajan a la perfección en sus papeles y realizan una actuación muy acertada de los personajes (aunque esto sorprenda a un público acostumbrado a verlo en ambientes cómicos, hecho que suscita alguna que otra risa un tanto incómoda pero inevitable). También debe destacarse una gran actuación del resto del elenco: Lluís Marco, Albert Triola, Magda Puig y Pere Vallribera.

El montaje de la escena es simple y minimalista, aunque con recursos destacables que dan cierto dinamismo a la puesta en escena (una cinta móvil que cambia escenas y mueve a personajes, objetos que ascienden y descienden, proyecciones, sonidos…). Estos recursos son muy potentes e interesantes, aunque alguna vez parecen desaprovechados.

En síntesis, la adaptación de Carme Portaceli de Frankenstein nos trae un montaje interesante y un reparto que da la talla ante un texto clásico que ha sido adaptado tantas veces. El público conecta fácilmente con la narración gracias a la gran actuación de los dos protagonistas, y queda emocionado con el dilema filosófico que protagonizan creador y creación, el cual va cobrando importancia con la obra y que culmina con un final que no deja al espectador indiferente.

← Volver a Frankenstein