Todo lo que necesitas para ir al teatro

El chico de la última fila: Los manipuladores son muy sutiles

El chico de la última fila
17/03/2014

Y El chico de la última fila, aquel estudiante que pasa desapercibido, lo es, rediós si lo es. De inocente y tímido sólo tiene el aspecto, pero puede ser letal. Juan Mayorga ha escrito una pieza prácticamente perfecta, redonda, implacable. Este alumno que va entregando «redacciones» a su profesor de literatura, esta escribiendo un tipo de novela por entregas implacable, demoledora; nadie saldrá indemne, pues su pluma está más afilada que un bisturí: ¡mama miedo! Magnifica puesta en escena y dirección ajustadísima de Víctor Velasco. Los actores, todos magníficos, siempre en escena, como en El caballero de Olmedo que hacen en el Teatre Lliure. No dudéis de ir a buscar una entrada ahora mismo. Si os la perdéis lo lamentaréis y os tendréis que echar ceniza por encima la cabeza y rasgaros las vestiduras (y es un curro currazo, y sucio).

Leer más.

← Volver a El chico de la última fila