Todo lo que necesitas para ir al teatro

El cartógrafo: Una cartografía de vida y sentimientos

El cartógrafo
7/07/2019

Junto a un drama personal que no se ha podido evitar y del cual los protagonistas no se pueden desprender, la obra nos presenta una historia imaginaria en un escenario real: el gueto de Varsovia.

El paso del tiempo lo va borrando todo incluso la memoria, los hechos se van superponiendo a cada época y ni la más estremecedora historia de horror y de monstruosidad perdura en el tiempo. Y es que nos da vergüenza pertenecer al siglo en el que ocurrieron estos hechos, nos da vergüenza pertenecer a la humanidad que es capaz de realizar tan atroces acciones y nos da vergüenza poder a llegar sentir indiferencia.

El actor y la actriz protagonistas, que se van moviendo entre el gueto y el momento actual pasando por las diferentes edades de los personajes ficticios, se avergüenzan en un momento determinado de representar una historia tan cruda y paran la función explicando que durante los ensayos se plantearon si ellos tenían derecho a representar esta historia. Sentían esta turbación, este pudor y este respeto por las personas que lo vivieron y murieron allí. Deciden no representarlo sino, sencillamente, describirlo. Es el momento más emotivo y conmovedor de toda la obra. Este contacto de la historia con la realidad actual lleva a dos magníficos actores a salir del escenario para hacer una descripción histórica pero detallada, sin sentimientos ni emociones porque no pueden resistir y les repugna minimizar o frivolizar en un escenario un drama que no han vivido pero que les pertenece.

Esta actriz y este actor son Blanca Portillo y José Luis Garcia-Pérez, versátiles y polifacéticos, representan diferentes personajes y diferentes años. Con los saltos en el tiempo, los pequeños detalles de vestuario y cambios de registro y posición nos llevan rápidamente a la escena que quieren describir.

Juan Mayorga ha escrito y dirigido un texto muy bien trabado. Entrelaza las diferentes historias, personajes y épocas con una sorprendente agilidad.

A Alejandro Andújar le debemos la escenografía y el vestuario. Todo es rojo, el vestuario, el mobiliario y todos los detalles de la escenografía. Es el color de la sangre y de la vergüenza.

Gracias Juan Mayorga, gracias Blanca Portillo, gracias José Luis Garcia-Pérez i todos los que han intervenido en esta obra que nos ha conmovido profundamente.

← Volver a El cartógrafo

Únete a TB
Ya somos más de 80.000 usuarios. ¿Te apuntas?

Ya hemos regalado más de 2.500 entradas

Únete gratis a Teatro Barcelona y disfruta de:

Ventajas

Sorteos y promociones

Calendario TB

Toda la cartelera a un vistazo

Newsletter

Semanal con toda la actividad teatral

Usuario TB

Valora espectáculos, lístalos y sigue amigos

Información básica sobre protección de datos: Responsable: Escenes i Publics, SL. Finalidad: desarrollar su actividad comercial, cumplir las contrataciones realizadas por los usuarios y remitir comunicaciones comerciales personalizadas en base a un perfilado a los usuarios (en caso que nos autoricen a ello). Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Escenes i Publics, SL y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la agpd.es.

Hay que ser usuario de Teatre Barcelona
¡Únete, es gratuito! Ya somos más de 80.000

¿Ya estás registrado?

He olvidado la contraseña

Crear usuario

Información básica sobre protección de datos: Responsable: Escenes i Publics, SL. Finalidad: desarrollar su actividad comercial, cumplir las contrataciones realizadas por los usuarios y remitir comunicaciones comerciales personalizadas en base a un perfilado a los usuarios (en caso que nos autoricen a ello). Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Escenes i Publics, SL y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la agpd.es.