Si Déu fos omnipresent …

17/04/2017

Si Déu fos omnipresent …

Sembla que és una obra realitzada per aquesta Setmana Santa. Està molt bé que parlem de Déu, i que ens avisi abans de tot que no estem davant d’un Musical (sembla que ara tot ha d’estar cantat per ser apreciat) i per aquest motiu tenim l’afegit de “La Comedia”. Però en aquesta “comedia” no surten violins, ni angels a escena i s’ha d’agrait.

Tenim a Eugenia Gonzáles, una actriu i comedianta, que presenta un nou espectacle a la Sala Fènix. Amb molta passió i gestualitat es presenta a l’escenari. Un escenari nú, on ella és omnipresent i l’ànima de tota la funció.

Com ens explica a l’inici de l’espectacle (amb o sense raó), l’espectacle necessita un actor i un espectador per representar-se. I a partir d’aquí ens vol involucrar en el seu viatge particular. Amb un inici suggestiu i una faula final estimulant, ens presenta aquest monòleg. Entremig tenim una caiguda als inferns que m’ha creat una petita excedència en la resta de l’obra fins arribar a la faula final.

Si Déu fos omnipresentLa resta de la meva opinió la podeu veure al link adjunt.


Todo lo que necesitas para ir al teatro

Cartelera /, , ,

DIOS. La Comedia

DIOS. La Comedia

Eugenia González La Rosa, actriz solista y comedianta, presenta su nuevo espectáculo DIOS, una comedia metafísica y gamberra que pretende demostrar (o no) la existencia de Dios en nuestras vidas. Angustias, mambo y alegría interpretados por una actriz todoterreno que domina con pasión el escenario. Puro entusiasmo.

Tras cinco años de documentación, entrevistas, exploración personal y ensayos en solitario, la actriz  nos ofrece un destilado tronchante sobre la necesidad humana de buscar sentido a la vida y conectar con un Poder Superior. Y lo hace a través de la comedia y el teatro popular, con el respeto a las creencias personales del público como brújula y compartiendo su viaje íntimo, personal y existencial en el que abundan el  absurdo, el dolor y la comicidad hilarante.

Una puesta en escena austera que pone el acento en la extraordinaria expresividad y la energía desbordantes de una actriz cuyo deseo de comunicar llega al público con autoridad y gozo, gracias a un oficio adquirido durante más veinte años de carrera.

Señores, pasen y vean, que eso de DIOS tiene mucha miga. A reir, que son dos días.

Fotos + fotos

DIOS. La ComediaDIOS. La ComediaDIOS. La ComediaDIOS. La ComediaDIOS. La Comedia

Valoración colaboradores


Valoración espectadores

  • 12345

    Rubén Carrasco Picazo

    “DIOS” podría subtitularse, perfectamente “La contra-comedia”, no porque no haga risa (que la hace, y mucho), si no por su atrevida estructura, que osa romper las normas establecidas para cualquier comedia clásica que se precie e ir de atrás para adelante (no diré más, para no destripar demasiado). Así, dándole la vuelta a todo (a cada chiste, a cada idea teológica o científica, a cada referencia pop), Eugenia González, que demuestra su savoir fer como dramaturga y comedianta, explica la tormentosa crisis existencial de Dolores y construye una reflexión mucho más profunda sobre el ser humano y su sistema de creencias de lo que pueda parecer al comenzar la representación. Una reflexión que te seguirá rondando por la cabeza horas después de haber abandonado la sala (mientras aún te ríes de alguno de los chistes de la obra). Esta es una de las cosas hace que el personal monólogo de Eugenia González, claramente influenciado por la commedia dell’arte, genero en el que la actriz se mueve como pez en el agua, sea diferente a todo lo que acostumbra a poblar las carteleras teatrales de la ciudad: 100% recomendable.

    19/04/2017

  • 12345

    Hebert

    “DIOS. La COMEDIA” en la Sala Fènix es pecadora. Y lo es porque el título engaña y, además, no le hace justicia. Parece un monólogo lleno de tópicos de cuestionable gusto con un blanco fácil (la religión). Pues no. Una interesante y original propuesta, que mediante la comedia habla de la relación de cada uno con sus creencias, a veces por interés, otras por fe, otras no se sabe por qué. Se nota que hay mucho estudio detrás, de filosofía, antropología, religión… Con tanto material, el ritmo a veces se resiente, pero es difícil mantenerlo al nivel endiablado del inicio con delirantes conflictos vecinales hasta la narración final de un cuento. Eugenia González La Rosa no necesita escenografía ni nada de nada, con su dominio de la gestualidad, para captar toda tu atención.

    30/04/2017

Deja tu valoración

Tienes que estar registrado para poder dejar tu opinión. Puedes registrarte aquí, o puedes entrar a continuación:

Artículos relacionados