Una opinión de Andreu Rami
Andreu Rami

DIOS. La Comedia

La tradició del joglar

17/04/2017

La tradición del juglar

Como hablar de un tema tan sensible y “serio” como la religión y no acabar en la tumba o en un calabozo?

Eugenia González La Rosa ha retomado la tradición del juglar, aquella que sólo necesita un intérprete con una gran capacitar para contar historias sin más artificio que su voz y su cuerpo, para convencernos (o no) de la existencia de Dios, en un monólogo muy personal, pero que me ha sorprendido en forma y contenido.

La historia de una atormentada señora, la Dolores, con angustia existencial y alergia social, es el trampolín para explorar de una manera muy lúdica y entretenida los puntos clave que argumentan o reprueban la existencia de un Ser Supremo. La exhaustiva investigación sobre espiritualidad, teología, neuroteología o ciencia evolutiva que el artista ha realizado a lo largo de cinco años para preparar el espectáculo convierte DIOS en una pieza muy didáctica que aporta información interesante sobre nuestra (frágil) naturaleza humana.

El otro punto fuerte del espectáculo es la gran expresividad y riqueza interpretativa de Eugenia. Gracias a su oficio – donde se nota la larga trayectoria en Comedia del Arte y teatro gestual- mantiene al público embelesado escuchando las aventuras a lo largo del camino espiritual de la protagonista.

Con un omnipresente instinto de juego y ganas de entretener y hacer reír, disfrutas viendo la actriz dominar el escenario con precisión y transformarse un sinfín de personajes, cantar a capella o contar una fábula.


Todo lo que necesitas para ir al teatro

DIOS. La Comedia

Eugenia González La Rosa, actriz solista y comedianta, presenta su nuevo espectáculo DIOS, una comedia metafísica y gamberra que pretende demostrar (o no) la existencia de Dios en nuestras vidas. Angustias, mambo y alegría interpretados por una actriz todoterreno que domina con pasión el escenario. Puro entusiasmo.

Tras cinco años de documentación, entrevistas, exploración personal y ensayos en solitario, la actriz  nos ofrece un destilado tronchante sobre la necesidad humana de buscar sentido a la vida y conectar con un Poder Superior. Y lo hace a través de la comedia y el teatro popular, con el respeto a las creencias personales del público como brújula y compartiendo su viaje íntimo, personal y existencial en el que abundan el  absurdo, el dolor y la comicidad hilarante.

Una puesta en escena austera que pone el acento en la extraordinaria expresividad y la energía desbordantes de una actriz cuyo deseo de comunicar llega al público con autoridad y gozo, gracias a un oficio adquirido durante más veinte años de carrera.

Señores, pasen y vean, que eso de DIOS tiene mucha miga. A reir, que son dos días.

Fotos + fotos

DIOS. La ComediaDIOS. La ComediaDIOS. La ComediaDIOS. La ComediaDIOS. La Comedia

Valoración colaboradores


Valoración espectadores

  • 12345

    Rubén Carrasco Picazo

    “DIOS” podría subtitularse, perfectamente “La contra-comedia”, no porque no haga risa (que la hace, y mucho), si no por su atrevida estructura, que osa romper las normas establecidas para cualquier comedia clásica que se precie e ir de atrás para adelante (no diré más, para no destripar demasiado). Así, dándole la vuelta a todo (a cada chiste, a cada idea teológica o científica, a cada referencia pop), Eugenia González, que demuestra su savoir fer como dramaturga y comedianta, explica la tormentosa crisis existencial de Dolores y construye una reflexión mucho más profunda sobre el ser humano y su sistema de creencias de lo que pueda parecer al comenzar la representación. Una reflexión que te seguirá rondando por la cabeza horas después de haber abandonado la sala (mientras aún te ríes de alguno de los chistes de la obra). Esta es una de las cosas hace que el personal monólogo de Eugenia González, claramente influenciado por la commedia dell’arte, genero en el que la actriz se mueve como pez en el agua, sea diferente a todo lo que acostumbra a poblar las carteleras teatrales de la ciudad: 100% recomendable.

    19/04/2017

  • 12345

    Hebert

    “DIOS. La COMEDIA” en la Sala Fènix es pecadora. Y lo es porque el título engaña y, además, no le hace justicia. Parece un monólogo lleno de tópicos de cuestionable gusto con un blanco fácil (la religión). Pues no. Una interesante y original propuesta, que mediante la comedia habla de la relación de cada uno con sus creencias, a veces por interés, otras por fe, otras no se sabe por qué. Se nota que hay mucho estudio detrás, de filosofía, antropología, religión… Con tanto material, el ritmo a veces se resiente, pero es difícil mantenerlo al nivel endiablado del inicio con delirantes conflictos vecinales hasta la narración final de un cuento. Eugenia González La Rosa no necesita escenografía ni nada de nada, con su dominio de la gestualidad, para captar toda tu atención.

    30/04/2017

Artículos relacionados