Todo lo que necesitas para ir al teatro

Des del desert: Compatibilizar el miedo con la poesía.

Des del desert
4/03/2019

Hace diez años, Albert Vilalta fue secuestrado en un país situado en el Noroeste de África con otros compañeros. Alicia Gómez fue liberada a los tres meses, Vilalta y Roque Pascual a los nueve meses. Durante los nueve meses de secuestro en el desierto, Vilalta fue capaz de escribir poemas de amor y también de rabia y de impotencia. Estos poemas han visto la luz de la mano de Carme Canet, en un recital poético primero y ahora en forma de pieza teatral.

La poesía es en sí misma transmisora de sentimientos, pero si es declamada con el poder dramático de Carme Canet puede hablar al corazón, y si además se acompaña de una música apropiada, es capaz de llegar a las más recónditas profundidades del alma.

Carme Luceño es la responsable de la composición y dirección musical y para hacerlo se rodea de buenos músicos: Joan Esteve Mosquera (batería), Nico Viso (bajo), Èric Suets (guitarra eléctrica), Ferran Cullell (piano) y para cada momento existe una música o canción como si hubiesen sido creados juntos. Y quien acaba de tejer un bordado de color es la bailarina/coreógrafa Olga Lladó.

Su danza no sólo acompaña sino que expresa sentimientos, adopta distintas formas según los personajes representados en el imaginario del poeta. Los tres lenguajes, poesía, música y danza se funden en uno solo para transmitir la soledad, el miedo, la inseguridad o la incertidumbre, el amor o la añoranza de la persona querida.

La danza de Olga Lledó sobre el aro aéreo es el momento álgido de la obra. Es de una belleza sutil y profunda y es a la vez un precioso simbolismo de la letra escondida bajo las cintas de la esperanza.

Es muy destacable también la escenografía de Josep Iglesias y Laia Girbau. Una pared móvil es a la vez un telón que separa escenas y personajes, una pantalla donde se proyectan imágenes y es también la cárcel, laboratorio de estos bellísimos poemas que son motivo de esta obra.

Muchas felicidades a todos.

← Volver a Des del desert