Todo lo que necesitas para ir al teatro

Greg Miller: Rock King

Greg Miller: Rock King

Greg Miller es considerado por toda la prensa internacional como el mejor imitador de Elvis de todos los tiempos. Miller mantuvo una estrecha relación con Elvis Presley en sus últimos cuatro años de vida perfeccionando sus dotes como imitador del artista. Como actor ha intervenido en cinco películas, siempre como Elvis, la más famosa de ellas Leaving Las Vegas junto a Nicolas Cage.

En Rock King podrás escuchar la última conversación entre Elvis y Greg Miller, que tuvo lugar una semana antes de la muerte del rey del rock y una muy emotiva que Elvis dedicó a sus fans. Todo esto en un montaje que gira alrededor de 22 grandes éxitos de Elvis a través de una fan anónima de Elvis que nos facilitará el viaje en el tiempo para disfrutar del show.

Vídeo

Valoración espectadores
  • Hebert Parodi
    Hebert Parodi

    Espectáculo tributo al Rock King de todos los tiempos. El show no pretende ser más de lo que ofrece: casi dos horas de repaso de las canciones más emblemáticas de Elvis, ordenadas cronológicamente (genial! para ver la evolución de estilos, vestuario…). Se acompaña de fragmentos de videos con una narración que rememora la época y que no aporta mucho, la verdad.
    Greg Miller, de quien se dice por activa y por pasiva que es el mejor imitador del Rey de todos los tiempos, se gana al público rápidamente. Habla español, hace chistes, es ingenioso y rápido y se mueve como Elvis. Aguantó con infinita paciencia y buen humor los fallos de los micrófonos y pidió disculpas que arrancaron aplausos. Es un show man típico de Las Vegas, donde ha actuado durante años. Va explicando lo más significativo de la vida de Elvis de una forma amena y que rebosa respeto y cariño por la persona, no sólo el personaje, de Elvis. En cuanto a su voz, es más parecida a la de Elvis cuanto más lentas son las canciones, pero pierde (la edad?) cuando se necesita potencia sin gritar.
    El climax es un Suspicious Minds brutal (como el real) que hubiera sido de éxtasis si se le hubiese ocurrido «copiar» sincronizadamente cada movimiento de la actuación de Elvis que se proyecta detrás.
    Al espectáculo lo que le falta es presencia. Cuenta con cuatro músicos, pocos, y sobretodo para la parte final, la del Elvis de finales de los ’60 y los ’70, se echan de menos los coros.
    Pero vamos, que si te gusta Elvis, vale la pena.

    27/05/2016
  • marcos garcia ramos

    Greg Miller sin duda !!!!

    09/05/2016