Nueve jovenes chilenas desembarcan en el Teatre Lliure con 'Paisajes para no colorear'

Redacció

El espectáculo Paisajes para no colorear desembarca en el Teatre Lliure de Montjuïc del 31 de octubre al 17 de noviembre con el objetivo de visibilizar y dar voz a las mujeres adolescentes. En este caso, son nueve jóvenes chilenas las que hablan en nombre de una generación que reivindica que tiene sus propias opiniones y que hace falta que se las escuche.

El espectáculo es una reflexión feminista del mundo y, concretamente, de la violencia que las rodea, teniendo en cuenta su condición de mujeres y menores. Aborda temas como el bulling, los hashtags de género, el maltrato familiar, la homosexualidad, el aborto, el suicidio o la cosificación de la mujer joven y lo hace mediante música, coreografías, internet, videos en directo y mucho humor.


Detrás de Paisajes para no colorear hay La Re-sentida, compañía chilena que reivindica la necesidad de que el teatro tenga incidencia social y «efectos reales en la calle». «Paisajes para no colorear nace del objetivo de unir la práctica social con la práctica artística» ha explicado Marco Layera, director del espectáculo.

La Re-Sentida, con Marco Layera al frente, ha llevado a cabo un largo proceso de investigación para la creación del proyecto, que se fundamenta en más de cien testigos reales de jóvenes adolescentes, extraídos de la prensa o de experiencias vividas por ellas y sus semejantes. «Queríamos ser un espacio de libertad donde puedan decir lo que piensan, fuera de las reglas de la escuela y de casa», ha añadido el director.

A los talleres por Santiago, le siguió una audición de 140 chicas y un taller, donde finalmente se escogieron las nueve intérpretes del proyecto. «Las escogimos por su capacidad expresiva y de dar opinión», ha remarcado el director. «Para ser mujeres y menores, a menudo se nos trata de histéricas, exageradas o ignorantes» ha explicado durante la presentación una de las chicas del elenco de Paisajes para no colorear. «Ya somos personas, no adultas, pero tenemos opinión», ha declarado un otra. Una tercera ha hablado del cambio positivo que ha notado en su familia hacia ella cuando vio el espectáculo. «Es un espectáculo esperanzador», ha concluido Marco Layera.

El espectáculo llega a Barcelona después de pasar con éxito por el FIND 2019 de la Schaubühne de Berlín, el Holland Festival de Ámsterdam, el Zürcher Theaterspektakel de Zúrich, el MIT de São Paulo, el Sziget Festival de Budapest y lo FIT de Cádiz. Después del Lliure, Paisajes para no colorear irá al Teatro de La Abadía de Madrid.

Artículos relacionados
Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario