Grinder el Musical: de la aplicación al teatro irreverente

Redacció

La Compañía Retorcia se atreve por primera vez con un musical. Además no es una pieza cualquiera, sino una obra de humor negro y provocación que parte de un tema a veces incómodo de tratar en nuestra sociedad: el sexo. Con la aplicación Grinder, la red social para gays más grande del mundo, como base argumental, el musical nos cuenta la historia de cinco chicos que buscan cosas diferentes y sus historias se cruzan dentro de la aplicación, personificada en el musical en Miss Grinder, una especie de maestra de ceremonias que servirá de hilo conductor de la historia.

e8198b_412b65c1459f454dad1d7887b78fcd92.png_srz_736_377_85_22_0.50_1.20_0.00_png_srz

Con tal argumento, Davo Martín se fue a presentar el musical al Eixample Teatre y la acogida del equipo del teatro fue inmediata: “Cuando un artista te viene a tocar a la puerta de tu teatro, con muchas ganas, con su idea bajo el brazo y los ojos vivos lleno de ilusión, es muy fácil decir que sí. Grinder El Musical era un proyecto irreverente que debía formar parte de nuestra cartelera”. Suponemos que aparte de por propuesta arriesgada, quizás también para quitarse la losa de “teatro infantil” que había tenido este teatro en su época anterior, ya que este musical es todo lo contrario: no apto para menores de 18 años ni para mentes estrechas.

En el verano de 2015, Davo Marín, director del musical, se convirtió en “heavy user” de la aplicación para inspirarse. Así, interactuaba con diferentes usuarios para coger ideas, para ver prototipos de personas que usan la app, descubrir qué fotos de perfil tienen éxito, qué fotos no, a qué hora hay más conexiones que pueden terminar en encuentros, en qué zonas de la ciudad se tiene más suerte, cómo van evolucionando las conversaciones, etc. Todo un trabajo de auténtico “periodismo de investigación” que sirvió para dibujar seis personajes bastante estereotipados con nombres tan sugerentes como Empotrador o Culo Tragón.

Respecto a este tema, Marín nos reconoce que “aunque los personajes están basados en personas reales que he conocido en la aplicación, al final son personajes, arquetipos, casi dibujos animados, así el público puede empatizar con ellos desde el principio, pero según va evolucionando la obra descubriremos que son mucho más que personajes etiquetados. Otra de las intenciones de tener personajes tan extremos es reírnos, hablar con humor del patetismo humano y de la necesidad de liberarnos de esa época de ser perfecto. Con el musical pretendemos decir que nos equivocamos, todos lo hacemos cada día muchas veces, y no pasa nada. Por eso los personajes no siguen el canon de portada de revista masculina, el hombre al que tenemos que desear, ni tampoco el prototipo perfecto de actor de musical”.

A nivel musical, presumen de ser el primer musical de la historia que utiliza música electrónica, pero a lo largo de las 22 canciones de creación propia con las que cuenta el espectáculo podemos encontrar reggaetón, baladas al estilo Broadway, cabaret e incluso flamenco. Una mezcla explosiva bastante ecléctica e inusual que acompaña a las características de la aplicación: conversaciones rápidas, tener sexo rápido, la celeridad por delante de todo. Marín nos comenta que “Grinder se define por la importancia de lo efímero, casi no lo has visto y ha desaparecido y ya tienes un nuevo estímulo”.

Por encima de todo, según sus creadores, Grinder el Musical habla del placer de vivir, de disfrutar, del sexo, del placer de mirar y de ser mirado, un canto a la vida sin tabús y sin tapujos. Y hará vivir una experiencia cuanto menos diferente al público que se acerque del 2 de junio al 3 de julio al Eixample Teatre, ya que los espectadores se convierten automáticamente en usuarios de la aplicación en cuanto pisan el teatro.

Texto: Eirene Ramos

Artículos relacionados
Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario