Todo lo que necesitas para ir al teatro

Sarab: Repetir los errores (y algún acierto) de nuestros padres

Sarab
26/09/2018

Este texto de Albert Tola dirigido por Andrea Segura habla, para mí, de una casuística peculiar: la repetición de patrones de padres / madres a hijos / hijas. Una especie de herencia genética que conlleva un ciclo conductual del que cuesta escapar a pesar de saber por los precedentes que no es garantía de éxito, más bien al contrario, y es que no puedes esperar un resultado diferente si sigues haciendo lo mismo.

Tres generaciones, abuela, madre e hija, cada una con personalidad propia y definida, con un patrón vital marcado por su manera apasionada de vivir el amor y los consecuentes desencantos, vidas de huir y buscar, vidas diferentes en los detalles y contexto social pero muy similares en el fondo y consecuencias. Los mismos aciertos y tropiezos. Las mismas experiencias y resultados. Frases que se repiten como un mantra intergeneracional. Cada una ha aprendido a sobrevivir a su manera y nos cuentan su historia, de forma individual, si bien es la de las tres, hablando también con el espejismo (es el significado de Sarab) o recuerdo de las otras dos, presentes en el ahora y entre penumbras. Monólogos solapados, interrumpidos, enriquecidos por los otros.

Estas tres mujeres nos hacen cómplices de su dolor y de las alegrías que vivieron con magníficas interpretaciones: Laia Alberch, la hija, la del dolor más grande, tal vez por ser el más reciente; Elena Fortuny, la madre, se llama Blanca y creo que querría llamarse Blanche y ser mujer fatal, con vida de glamour para ocultar la realidad entre copas y sueños y la abuela, Isabelle Bres, que arrastra un baúl del que no se separa, donde guarda su vida. Historias que te enganchan, reales, que comprendes e interpretaciones que se solapan, se complementan, se pisan, se escuchan entre ellas.

No es una propuesta fácil (admito que no he sabido interpretar la escenografía, con escalas) pero ya nos gusta que nos obliguen a estar más que atentos, a pensar, reflexionar y tirarnos de cabeza a la propuesta. Conseguido.

← Volver a Sarab