Sala de miralls: Al borde del abismo

Sala de miralls
28/11/2014

Hace algunos años se estrenó en la Sala Petita del TNC Present vulnerable, una maravillosa coreografía de Andrés Corchero y Rosa Muñoz en la cual se releía el dietario que daba nombre al espectáculo y un poemario, Cançoner. Una idea similar viste la puesta en escena de Sala de miralls donde se entrelazan el poemarioCentre de brevetat y el último dietario homónimo de Feliu Formosa, atándose algunos tasquiles de otros cuadernos recientes como son A contratemps y El somriure de l’atzar, y todavía algunos fragmentos inéditos de un libro de memorias de infancia Sense nostàlgia, que se publicará a principios del año próximo. Poner en diálogo este dietario con el poemario es dar luz plural al universo literario y vital de Feliu Formosa.

Creo, sin embargo, que la idea del montaje es la de intentar ponernos al borde del abismo (un estado en el que Feliu Formosa parece haber transitado largamente, con mucha lucidez y serenidad), en el sentido de encontrar una conexión emocional con los textos. Un diálogo en primera persona donde el poeta habla consigo mismo y con el entorno más próximo ante la dificultad de ser escuchado. Y todo desde la conciencia del envejecimiento y el inevitable desaparición en la que se ve abocado, aunque no lo tenga nada asumido. Quién sabe, tal vez algunos tenéis la imagen física de un Feliu Formosa vistiendo un personaje bondadoso y afable, de mirada callada y entristecida; pero si algo revela su escritura es una valentía extrema incontestable donde no hay autoengaño ni disfraz, sino desnudez existencial. Y así lo han leído Esteve Miralles y el director de escena Albert Arribas, derramando un pico de vida fragmentada sobre el escenario con una meticulosidad feliuana y valentía que me han dejado francamente perplejo. Estallidos de literatura cultural y escenas rotundas. Literatura del yo y poética pulsadas en instantes visuales y sonoros radicales. Lo que hay enSala de miralls son experiencias personales y lecturas, belleza y mucho dolor, con un humor desconcertante sardónico y ningún patetismo. Y un poco de fuego que arde. EnSala de miralls se habla de personas concretas no hay subterfugios.Sala de miralls es todo lo que nunca encontrará en Wikipedia.

Una oportunidad escénica de sólo tres días, no os despistéis!

← Volver a Sala de miralls