Los niños oscuros de Morelia
15/01/2019
Un texto demasiado profundo

Los niños oscuros de Morelia llega al Tantarantana a manos de la Compañía Nigredo para revisar, criticar y reabrir el pasado histórico común y uno de sus episodios más conocidos: la guerra civil española. A partir de un episodio relativamente desconocido, que no busca encontrar vencedores y vencidos sino mostrar el dolor y las consecuencias de una guerra, el texto versa sobre el viaje que dos (junto a más de cuatrocientos más) niños emprenden en barco desde España hasta México para huir de la guerra.

Considero un acierto la voluntad de la obra de alejarse de planteamientos manidos y maniqueos que enfrentan al bando nacional y al bando republicano para mostrar la crueldad del periodo histórico. Alejándose de eso, el texto y la representación tratan de evidenciar la soledad que conlleva la guerra, todas aquellas generaciones (no solamente aquellas que pelean, también las que huyen) que se ven afectadas de por vida por un suceso de tal magnitud. Pese a un enfoque acertado, el texto presenta una densidad y una dificultad que complican su representación y, por tanto, su comprensión.

Con una escenificación sobria, simple aunque alegórica, el escenario y los actores (Marc Pujol y Rodrigo García Olza) tienen la responsabilidad de que el público comprenda los constantes cambios de tiempo, espacio, personajes… El trabajo es muy complicado, y el esfuerzo por parte de los actores, la dirección y la puesta en escena es notable. Aunque no suficiente. La densidad del texto y su continua ruptura de fronteras entre presente, pasado, futuro, vida, muerte, realidad, representación, teatro, etc. confunde al público más allá de sorprenderlo. Es un planteamiento muy interesante, bien buscado, aunque demasiado complejo para que funcione con una producción tan simple. Además, se usan recursos como canciones, músicas que rompen las escenas y que no acaban de insertarse, bajo mi punto de vista, en el sentido de la narración.

Los niños oscuros de Morelia es, en síntesis, una obra con claros y oscuros. Es una obra con un texto muy potente, con un tratamiento de la Guerra Civil muy original, que huye de lo manido y típico. Con un reparto acertado y con ganas de hacerlo bien, con una escenografía simple pero correcta. Pese a eso, el público, se acaba sintiendo un tanto perdido, a la deriva entre tantas escenas continuadas que rompen todas las fronteras de tiempo, espacio, personajes, realidad, ficción… Sobre el papel es un planteamiento magnífico, que no funciona tan bien en la práctica de la representación, aunque la misma sea interesante.

Todo lo que necesitas para ir al teatro

Los niños oscuros de Morelia

Los niños oscuros de Morelia

Los niños oscuros de Morelia es una pieza de la compañía Nigredo. Dos adolescentes se evaden con juegos fantasiosos y mortales en un barco lleno de niños exiliados de la Guerra Civil Española que navega hacia la ciudad de Morelia, México.

Sinopsis

Durante la Guerra Civil Española, en un barco lleno de niños exiliados que navega hacia la ciudad de Morelia, México, dos adolescentes celebran juegos mortales para intentar evadirse del contexto a través del fantasioso y macabro mundo que han creado entre los dos.

En los juegos, surge la terrible cotidianidad de la vida de los 454 niños del barco, así como, a través de un oscuro mecanismo, la premonición de lo que les espera: malos tratos, las cartas de los padres arrepentidos, las historias de las víctimas del director del internado, un hispanófilo que odiaba la República.

Durante estos juegos, poco a poco, las verdaderas necesidades e intenciones de los dos chicos reclaman su espacio.

Vídeo
Fotos
Valoración colaboradores

Valoración espectadores
  • elvira franch
    12345

    «Los niños oscuros de Moreila» d’Albert Tola, al Teatre Tantarantana a càrrec de la Cia Nigredo, dirigida per Elena Fortuny i interpretada per Rodrigo García Olza i Lluís Marquès que alterna tres representacions amb Marc Pujol. Aquest últim és qui la va estrenar a Madrid tenint un considerable èxit.
    Una obra que ens parla de 456 infants i adolescents, la majoria fills de republicans, que des de Barcelona van ser enviats a Mèxic durant la guerra civil espanyola. Els seus pares mal informats i moltes vegades quasi obligats van haver de deixar els seus fills amb la promesa que un cop acabada la guerra tornarien amb ells. Res d’això es va complir i els infants van patir les penalitats de passar un llarg viatge, passant gana, maltractaments i abusos; i una vegada a Moreila van ser portats a un orfenat a on molts d’ells van morir de malalties contagioses, de gana i de la repressió que el franquisme, malgrat estar molt lluny, es projectava cap a ells.
    La proposta ens posa en la pell de dos nois, de molt diferents estatus, que es troben en aquest amarg viatge. Per suportar la soledat i totes les penalitats i adversitats, s’inventen jocs fantasiosos, algunes vegades tornen a reviure escenes viscudes anteriorment, unes d’altres són fantasies macabres o jocs premonitoris del que ben segur passaran.
    En l’escenari hi trobem una banyera que serveix per imaginar-nos el gran vaixell i també serà el lloc per trobar-se els protagonistes per jugar a mil coses i inventar-se mil situacions. Una maleta ens recorda el llarg viatge però també tots els records i totes les vivències que aquests nens porten damunt seu. I al fons una porta que és un mirall, una porta que pot ser la profunditat del mar o la porta cap a noves esperances o frustracions.
    No és casualitat que les escenes passin en un viatge en vaixell entre dos continents, ja que l’autor ens vol fer reflexionar metafòricament sobre els dos bàndols de la guerra espanyola: la republicana i la franquista i fins i tot vol fer reconsiderar les conseqüències d’aquella guerra que actualment encara viuen moltes famílies i la societat en general.
    Unes molt bones actuacions i un argument colpidor, que està tractat amb moments d’humor i d’altres més dramàtics però sense sentimentalismes, sinó com el joc que els mateixos nens s’inventen i que moltes vegades forçosament han de jugar a la vida real. Els acompanyen sons i cançons d’una època i unes situacions que no hauríem d’oblidar.

    20/01/2019
Artículos relacionados
Las 5 propuestas teatrales del Tantarantana para esta Navidad

Las 5 propuestas teatrales del Tantarantana para esta Navidad

10 diciembre 2018

El Teatre Tantarantana, siguiendo su amplia e interesante oferta teatral de esta temporada, propone para esta Navidad cinco espectáculos tan diferentes como atractivos para los diferentes tipos de públicos. Os […]

Únete a TB
Ya somos más de 80.000 usuarios. ¿Te apuntas?

Ya hemos regalado más de 2.500 entradas

Únete gratis a Teatro Barcelona y disfruta de:

Ventajas

Sorteos y promociones

Calendario TB

Toda la cartelera a un vistazo

Newsletter

Semanal con toda la actividad teatral

Usuario TB

Valora espectáculos, lístalos y sigue amigos

Información básica sobre protección de datos: Responsable: Escenes i Publics, SL. Finalidad: desarrollar su actividad comercial, cumplir las contrataciones realizadas por los usuarios y remitir comunicaciones comerciales personalizadas en base a un perfilado a los usuarios (en caso que nos autoricen a ello). Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Escenes i Publics, SL y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la agpd.es.

Hay que ser usuario de Teatre Barcelona
¡Únete, es gratuito! Ya somos más de 80.000

¿Ya estás registrado?

He olvidado la contraseña

Crear usuario

Información básica sobre protección de datos: Responsable: Escenes i Publics, SL. Finalidad: desarrollar su actividad comercial, cumplir las contrataciones realizadas por los usuarios y remitir comunicaciones comerciales personalizadas en base a un perfilado a los usuarios (en caso que nos autoricen a ello). Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Escenes i Publics, SL y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la agpd.es.