Filoctetes

2/08/2018

Travesía sin rumbo

¿Hay que obedecer al deber cuando este es injusto? Dice la profecía que solo Filoctetes y su arco podrán vencer a Troya.  El viejo ya fue abandonado hace años, y a Neoptólemo, el hijo de Aquiles, le encargan ahora la misión de engañarle de nuevo y robarle la preciada arma. Reticente a la mentira, el valeroso guerrero se somete a una lucha interna entre la obligación social y la moral, entre servir a su patria o a su ética.

Con este llamativo planteamiento, la tragedia de Filoctetes abre muchas posibilidades de exploración que en el montaje de Antonio Simon no se han aprovechado. Al empezar la función, una proyección nos indica que la acción ha sido trasladada al 2018. Y es cierto que vemos esa voluntad de transformación en la versión firmada por Jordi Casanovas, que conserva la esencia del texto pero le da un vocabulario llano y  fácilmente comprensible. Sin embargo, la actualización queda relegada al lenguaje y a la estética – con vestuario, escenografía y mapings vistosos – pero no vemos en ella una mirada profunda hacia el contenido. ¿Qué nos quiere decir Simon con su montaje? El director podría haber utilizado…

Lee la crítica completa aquí: https://www.masteatro.com/filoctetes-antonio-simon-critica/


Todo lo que necesitas para ir al teatro

Filoctetes

Filoctetes

Una nueva lectura de la última obra escrita por el dramaturgo griego, que nos habla de la manipulación y del uso del dolor con finalidades políticas. El montaje  convierte a las mujeres en un contrapeso a la cultura bélica del mundo masculino.

Explica la mitología que Filoctetes, uno de los héroes griegos que participaban en la expedición que debía destruir Troya, fue mordido por una serpiente. Y su herida infectada hedía hasta tal punto y sus gritos de dolor incomodaban tanto a sus compañeros de expedición que le dejaron abandonado en la isla desierta de Lemnos. Años después de esta traición, sus compañeros de viaje, entre ellos Ulises, incapaces de vencer la resistencia troyana, deciden ir a buscar a Filoctetes y hacerse con su arco, un arma mágica y definitiva que le había dado Heracles, hijo de Zeus. Intuyendo la resistencia de Filoctetes a los deseos de los compañeros que le traicionaron, Ulises se hace acompañar de Neoptólemo, hijo de Aquiles, que había sido el mejor amigo del guerrero abandonado. El joven aspira a formar parte de la élite por lo cual tendrá que arrebatar su arma a Filoctetes. Pero en esta operación tendrá que enfrentarse a sus propios escrúpulos. ¿Debe comportarse de manera éticamente justa o bien está obligado a servir a su país ante todo y mantener una conducta poco honorable para conseguir el arma que derrotará a los troyanos? Se trata de servirse del dolor y el sufrimiento ajenos, convenientemente manipulados por un Ulises convertido en encarnación del poder. El director Antonio Simón firma una puesta en escena que convierte el clásico coro de las tragedias griegas en un coro femenino, contrapeso a la testosterona que llena una historia de poder, de guerras y de traiciones. Una propuesta que extrae del texto original numerosas referencias al mundo contemporáneo al presentarnos a unos personajes corruptos, depravados y mediocres que se imponen, quizás como ocurre hoy, a unos personajes éticamente positivos que mueren en la batalla o son excluidos de la colectividad.

Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y Bitò.

Valoración colaboradores


Valoración espectadores

  • 12345

    Hèctor Fibla Ferrà

    Desigual interpretación y puesta en escena de una tragedia clásica poco representada.

    06/08/2018

  • 12345

    JOSEP OLIVA SASÉ

    Ahir i com a cloenda del Grec d’aquest any, vaig estar veient aquesta obra de Sòfocles amb una versió de Jordi Casanovas i dirigida amb gran encert per Antonio Simón. Tot i que l’acció transcorre a l’illa de Lemnos, Simón ha volgut traslladar el missatge a l’actualitat i com a prova d’això a la roca es projecta un rètol que diu “Lemnos MMXXVIII”. El tema que no decau en cap moment, en poques paraules tracta una història que té com a fons la guerra de Troia, i en particular sobre l’abandonament de Filoctetes en una illa deserta a causa dels mals que patia, durant deu anys. Però Ulises el va a buscar quan s’assabenta que l’arc d’Hèrcules que té en el seu poder Filoctetes és necessari per posar fi a la guerra entre grecs i troians. Això condueix a una sèrie de missatges i reflexions, el no a la guerra, la corrupció i les mentides i enganys que són capaços els governants en benefici seu i no del poble, però també ens parla d’amistat i de lleialtat i honradesa aquesta en la figura d’Neptólemo. Una posada en escena molt aconseguida en una platja de sorra volcànica, un vaixell semi enfonsat (on malviu Filoctetes) i unes magnífiques projeccions a la roca que enriqueixen les accions dels seus personatges i on fins i tot es pot veure l’arribada amb avió d’Ulises a l’illa. Pel que fa a la interpretació dels cinc personatges sobre qui recau el major protagonisme, és Pedro Casablanc (Filoctetes) perfectamnete caracteritzat i un excel·lent i difícil treball. Pepe Viyuela (Ulises) encara que solvent, en alguns moments m’ha donat la sensació de sobreactuat i Félix Gómez en el seu personatge de Neptólemo el treu de forma extraordinària. Els altres dos actors Samuel Viyuela (Corifeo) i Miguel Rellán (Hércules) encara que intervenen poc compleixen perfectament. Els mariners de l’obra original, en aquesta ocasió s’ha substituït per un cor de set nimfes. Els seus moviments i coreografies res a objectar, però quan les set parlen a l’uníson hi ha una descoordinació que en alguns moments costa entendre el que diuen. Si és falta d’assaig, s’hauria d’haver solucionat. De tant en tant em ve de gust veure teatre clàssic i aquesta vegada anava una mica escèptic, potser per ser una obra que desconeixia, però la veritat és que he rebut molt més del que esperava i ho he passat francament molt bé.

    01/08/2018

  • 12345

    JOSE GABRIEL DEL VIEJO

    Acabamos el Grec con una gran tragedia griega. De las que me gusta.
    La verdad es que este Filoctetes me ha sorprendido. Para bien y para mal!
    Para bien decir que los actores han estado a la altura (excepto ese Filoctetes sobreactuado y que con ese tono neutro se lamento me ha aburrido soberanamente).
    Para mal los pelucones imposibles de las ninfas y del propio Filoctetes que no dejaban ver la cara del actor. Mala caracterización para mi gusto (pesadez maxima con esto de hacer tragedias griegas con los actores vestidos de traje )
    De todas formas la he disfrutado y ha sido un buen cierre para este Grec que ha sido maravilloso!

    01/08/2018