Eva ha muerto

Adán, quien duerme sobre el lecho de hojas secas bajo el que Eva yace enterrada, es despertado por un coro de ángeles y campanas enviado por Dios, obligándole a relatar a la humanidad su pasado: una intensa historia de amor junto a Eva que terminó con su suicidio el día en que, accidentalmente, el pequeño de sus tres hijos, Set, muere mientras jugaba con sus otros hermanos, Caín y Abel. Enloquecido, Adán intenta resucitar a su amada dándole a morder el fruto del árbol de la vida, pero es demasiado tarde: Eva ha muerto. Dios castiga a Adán por haber desobedecido su mandato y le condena a vivir eternamente, a oscuras, en tiniebla también eterna, no viendo más allá del lecho de hojas donde Eva yace enterrada. Condenado al insomnio, a ser despertado cada hora de su sueño para relatar a la humanidad su vergüenza, Adán desgrana una vida rebosante de amor y dolor a partes iguales.


Valoración espectadores
Sé el primero en dejar tu valoración