Cliff (precipici)

Cliff (precipici)

Días antes de la celebración de la ceremonia de los Oscar de 1961 Montgomery Clift prepara a su departamento de Upper East Side su regreso a los escenarios teatrales con La gaviota de Chéjov. Ha decidido abandonar su carrera cinematográfica y escapar por fin de las órdenes de los estudios y del hostigamiento de los medios de comunicación. Pero antes tendrá que cerrar las cuentas pendientes con el pasado: el accidente de tráfico que desdibujó su rostro, los estragos del deseo mutilado y su relación con los compañeros de profesión. Por Cliff (precipicio) se pasean no sólo algunos de los dioses caídos del Olimpo de Hollywood (James Dean, Marilyn Monroe, Elizabeth Taylor o Marlon Brando), sino también la mirada lúcida y alucinada del propio Monty Clift, quien logró rescatar del naufragio de su existencia su posesión más preciada: su oficio de actor.

Valoración colaboradores

Valoración espectadores
Sé el primero en dejar tu valoración